Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
constructor y cerebro de la trama Púnica

Marjaliza asegura que entregó dinero, viajes y regalos a Granados durante 15 años

Señala que su exsocio le mandó quemar documentos "un día de niebla" al sospechar que les investigaban

EP - Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 13:34h

David Marjaliza (i, primer plano), empresario y exsocio de Francisco Granados.

David Marjaliza (i, primer plano), empresario y exsocio de Francisco Granados. (EFE)

Galería Noticia

David Marjaliza (i, primer plano), empresario y exsocio de Francisco Granados.

MADRID. El constructor y cerebro de la trama Púnica, David Marjaliza, ha explicado este jueves en la tercera sesión de juicio por el chivatazo que se le dio a su exsocio Francisco Granados que guardaba una libreta en la que se apuntaban regalos, dádivas y todo tipo de pagos en B que efectuó desde su entramado empresarial a diversas figuras, entre ellas al político madrileño, a quien se refería con el sobrenombre de 'futuro'.

El empresario, que ha declarado como testigo en esta pieza conocida como 'Talamino', ha dicho que los regalos efectuados a Granados quedaron anotados en un cuaderno en el que también se apuntaban las entradas y salidas de dinero, las fechas y los beneficiarios de estas cantidades. Granados era conocido como 'futuro' mientras que el también exalcalde de Valdemoro José Miguel Moreno era 'futuro 2'.

Marjaliza, que ha asegurado que no ha pactado "absolutamente nada" con el Ministerio Fiscal, ha explicado que el que fuera su socio le llamó el seis de septiembre -a la mañana siguiente de ser advertido por el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino de que existía una investigación sobre estos hechos-- y le dijo que se estaban "haciendo cosas, seguimientos o algo" en la puerta de la sede de sus negocios, en Pinto.

A tenor de la conversación telefónica, mantenida el 6 de septiembre de 2014, se celebraron hasta "cuatro o cinco" encuentros físicos entre los exsocios a partir del cual Marjaliza decidió tomar una serie de precauciones, entre ellas cambiar los teléfonos, formatear los discos duros de su ordenador y el de su secretaria, Ana María Ramírez, y transportar el dinero en metálico a Madrid.

El exsecretario general del PP madrileño le dijo, concretamente, que la advertencia que había recibido la noche anterior "tenía una pinta muy mala" y por ello le mandó quemar "en un día de niebla" todos la documental que ocultaba en sus oficinas, ubicadas en el edificio Éboli. Entre ella destaca información sobre la Comunidad de Madrid, licitaciones y facturas no declaradas.

PAGOS DE HASTA 50.000 EUROS

Tras su turno ha testificado Ana María Ramírez que ha venido a confirmar la existencia de dicha libreta en la que durante los últimos quince años anotaron "todos los meses" cantidades que oscilaban entre los 20.000 y 50.000 euros aunque no ha aclarado a qué concepto respondían ni quienes eran los beneficiarios, al margen de los dos exediles de Valdemoro.

"Eran grandes cantidades de dinero", ha dicho a preguntas de las partes. La que fuera mano derecha de Marjaliza también ha reconocido que guardó debajo de su colchón mucha información sobre cuentas bancarias en el extranjero a petición del constructor, que decidió no quemar esa información. Tanto Marjaliza como Ramírez están imputados en la pieza principal de la trama Púnica que sigue instruyéndose por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional.

El empresario ha descartado que existiera comunicación alguna entre él y Talamino, a quien ha negado conocer y también ha rechazado que él mandara al marido de su secretaria -y hermano del exalcalde de Valdemoro José Carlos Boza Lechuga-- a Suiza. Sin embargo Ramírez ha confirmado que efectivamente su esposo acompañó a Eduardo de la Pena en este viaje y ha dicho que lo hizo para pagar un seguro.

SE ARREPIENTE DE HABER DESTRUIDO DOCUMENTACIÓN

Después de declarar en el juicio, Marjaliza ha vuelto a admitir en declaraciones a los medios de comunicación que, gracias al 'chivatazo' de Rodríguez Talamino y Caro Vinagre, Granados y él destruyeron "mucha documentación", algo de lo que, ha asegurado, hoy se arrepiente porque "podría demostrar de forma más fehaciente" todo lo que afirma ahora.

A la pregunta de si cree que su testimonio en el juicio será determinante para una posible condena del exdirigente 'popular', el empresario ha respondido que él no es juez y que, por tanto, no va a "condenar a nadie", aunque ha remarcado que lleva "muchos meses" colaborando con la justicia y que va a "seguir en la misma línea, contando la verdad".

"Día a día se irá viendo quién miente y quién no miente, y con las pruebas que vayan saliendo veremos. Yo sigo diciendo la verdad y no me voy a mover de ahí", ha apuntado, si bien no ha querido revelar cuánto dinero le llegó a dar a Granados en comisiones ilegales.

UNA DECENA MÁS DE POLÍTICOS EN SU LIBRETA

En relación con el cuaderno al que se ha referido durante la vista oral, el constructor ha dicho que, además de Granados, hay "como una decena más" de políticos pertenecientes a diferentes partidos. A la pregunta de si hay algún político que no esté imputado en el 'caso Púnica' pero a los que haya pagado comisiones ilegales, el empresario sólo ha respondido "puede ser".

Marjaliza y Granados fueron socios y amigos durante años e incluso veraneaban juntos de vez en cuando. Sin embargo, el empresario ha confirmado en declaraciones a los periodistas tras el juicio que desde que estalló el 'caso Púnica' no han vuelto a tener relación. De hecho, ha dicho que le vio el verano pasado durante sus vacaciones, pero que no hablaron.

CUENTAS EN SUIZA

También como testigo ha declarado el periodista de investigación del diario El Mundo Esteban Urreiztieta para explicar los detalles del encuentro que ya adelantó Granados entre ambos en el que el periodista le advirtió de que iban a publicar una información sobre las cuentas bancarias que poseía en Suiza.

"Granados nos confirmó que efectivamente tenía una cuenta que abrió en 1999 y nos recalcó que el dinero procedía de la actividad profesional previa de su entrada de política, que no había origen ilícito en los fondos y que era imposible que en tres meses que llevaba como alcalde de Valdemoro acumulara por actos de corrupción más de un millón de euros", ha dicho en esta tercera y última sesión de vista oral que se reanuda esta tarde con la exposición oral de los informes finales de las partes.


Más sobre España

ir a España »