Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Aprobado el decreto del euskera para atender a 82.000 euskaldunes desde la autonomía de los departamentos

El texto final incorpora varias aportaciones del Consejo de Navarra sobre la realidad sociolingüística

Txus Iribarren | Javier Bergasa - Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Aunque hay 1.000 funcionarios bilingües, actualmente sólo 160 de las plazas no docentes exigen el requisito de saber euskera para desempeñarla.

Aunque hay 1.000 funcionarios bilingües, actualmente sólo 160 de las plazas no docentes exigen el requisito de saber euskera para desempeñarla. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Aunque hay 1.000 funcionarios bilingües, actualmente sólo 160 de las plazas no docentes exigen el requisito de saber euskera para desempeñarla.

Pamplona- El Gobierno de Navarra aprobó ayer el decreto del euskera en la Administración que busca actualizar el servicio a la ciudadanía en ambos idiomas regulado hasta ahora en una norma de UPN de 2003 que hacía una interpretación “restrictiva” de la vigente Ley del Euskera, según el Ejecutivo. El texto cierra un largo año de debates, participación, negociación, críticas y aportaciones (entre ellas las del Consejo de Navarra en su último informe, varias de las que han sido atendidas) y abre otro periodo anual en el que serán los propios departamentos los que, con el apoyo técnico de Euskarabidea y previa negociación sindical, deberán planificar su aplicación partiendo de las actuales plantillas (hay 1.000 funcionarios no docentes con algo nivel de euskera, pero sólo 160 de ellos en plazas catalogadas como bilingües frente a 82.000 vascoparlantes) para cerrar progresivamente esa brecha entre las nueva realidad sociolingüística y la Administración, respetando la autonomía de las entidades locales y la zonificación marcada por la vigente ley. Los principales efectos prácticos de esta nueva regulación afectan a una parte concreta (no se cambia el sistema, sólo ligeramente la puntuación por méritos) de lo que son los procesos de acceso a la función pública y concursos de traslados en la zona mixta (y el resucitado espacio de servicios centrales) y la zona no vascófona, con el objetivo de que el euskera no pese menos que las lenguas extranjeras. Diversos partidos y sindicatos, no obstante, han anunciado que les parece excesivo y lo recurrirán ante los tribunales al mismo tiempo que el Parlamento ha aprobado una ponencia para debatir si es preciso cambiar el marco legal superior (ley foral) que lo encorseta.

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, sostuvo que el Consejo en su informe, preceptivo pero no vinculante, “avaló este Decreto” ya que “dio validez” completa a 34 artículos de 41, de forma parcial a otros 4, y también a gran parte de las disposiciones.

El objetivo, precisó Ollo, es “avanzar en la normalización y atención en euskera a la ciudadanía” y “responder” así a una parte “importante de la sociedad navarra” que habla en euskera. La consejera aseguró que la nueva normativa se ha elaborado desde el “respeto” a la ley del euskera, “superada pero vigente”, para derogar el decreto “mas restrictivo en décadas”. En este sentido subrayó que el Consejo de Navarra avaló el artículo 3º del nuevo decreto recoge los objetivos esenciales esta norma: ofrecer una atención a la ciudadanía acorde con la realidad sociolingüística de cada zona. Respecto a las indicaciones de dictamen, explicó que se han introducido pequeños cambios en el tema de méritos y la referencia explícita a la “zonificación” y la “realidad sociolingüística” de la comunidad en los artículos del decreto que proponía la institución en su informe, una realidad sociolingüística que difiere “mucho” de la que había cuando hace 30 años se aprobó la ley del euskera, dijo.

reacciones

derogación de upn y recurso del pp

Partidos. El decreto suscitó las críticas inmediatas de UPN, que anunció su derogación “cuando gobierne”, y de PPN que estudia ya recurrirlo. Así, UPN calificó de “ligeros retoques que no evitan la imposición del euskera en el acceso a la función pública” las modificaciones efectuadas por el Gobierno al borrador de decreto de uso del euskera y anunció que derogará esta norma cuando vuelva al gobierno porque ésta va “en contra del sentido común y de la realidad sociolingüística de Navarra”. Ana Beltrán dijo que su partido considera que este decreto “es injusto y que barema excesivamente el conocimiento del euskera para ser funcionario”.

Lo que cambia

Planificación y calendarización técnica. Una novedad del nuevo decreto es que contempla la necesidad garantizar su aplicación partiendo de un estudio técnico de necesidades y recursos así como una calendarización de acciones acotadas al terreno y la realidad de cada departamento previa negociación sindical para cuestiones claves, por ejemplo, cómo fijar qué plazas llevarán el requisito de saber euskera.

Más opciones en la zona mixta y la puesta en valor de los “servicios centrales”: que no cuente el euskera menos que el alemán. Más allá de declaraciones filosóficas de intenciones, el texto incluye modificaciones tendentes a aumentar la potencialidad de los servicios públicos para atender en castellano y en euskera a la mayoría de la población (que se concentra en la zona mixta) o en el caso de que tengan que acudir a servicios centrales (salud, etc...) con independencia de la zona donde se ubiquen. En el caso del tema de los méritos, el euskera pasaría de contar de forma ordinaria 1,38 puntos (y en algunos casos 2,76) frente a 2 puntos por cada lengua extranjera, a contar 2,76 puntos (+0,76) de manera ordinaria y “hasta” 5,52 en algunos puestos de especial importancia con el aval de Euskarabidea. El decreto recupera el formato de horquillas tras su paso por el Consejo de Navarra.

Zona no vascófona: de prohibir a permitir sin obligar. La redacción final del texto, como sucede con las entidades locales y a petición del Consejo de Navarra, deja abierta la puerta a que en la llamada zona no vascófona el euskera “podrá” contar como mérito en los concursos de traslados o en concursos oposición hasta 0,76 puntos más que saber inglés, alemán o francés. Hasta ahora la valoración del euskera, lengua propia, en todos los casos era de 0 puntos. Luego la nueva valoración oscilaría entre “nada” y 2,76 (el inglés, 2).

Lo que sigue igual

El sistema global de acceso y traslado en la función pública. El decreto no supondrá un cambio en el sistema de acceso a la función pública (oposición, en la mayoría de los casos, por lo que la clave es si la plaza sea bilingüe o no, y concurso-oposición en salud y educación, en el que ya entraría el factor mérito) sino una reequilibrio entre lenguas extranjeras y propias en el caso de los idiomas. De cualquier forma, en un concurso de traslado, el apartado de los idiomas en conjunto tiene un peso muy reducido frente a otros como la formación (10) o la antigüedad (30) sobre un total de 46 puntos.

La zonificación. El decreto, al atenerse a la Ley del Euskera, no supondrá cambios en la idea de adecuar su uso a cada zona.

Últimas Noticias Multimedia