Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El informe de los detectives trata de cuestionar las secuelas de la víctima

La defensa combate la reclamación por el daño psicológico de la joven, acreditado por peritos

Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Imagen captada por una cámara de videovigilancia de los cinco sevillanos acusados de la violación.

Imagen captada por una cámara de videovigilancia de los cinco sevillanos acusados de la violación. (cedida)

Galería Noticia

  • Imagen captada por una cámara de videovigilancia de los cinco sevillanos acusados de la violación.
  • Información publicada en este medio sobre los detectives.

PAMPLONA- La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, tribunal de lo más garantista en el derecho de defensa y que así lo refrenda el hecho de que los acusados declaren al final del proceso, una práctica que no es habitual en los tribunales, aceptó el lunes incorporar a la causa por la violación grupal de Sanfermines una fotografía de una camiseta con un lema que la joven denunciante compartió en la red social Instagram.

Dicha fotografía se incluye en un informe realizado por detectives privados sobre las publicaciones de la denunciante en las redes sociales, informe que fue aportado por el abogado de uno de los acusados en el momento de presentar su escrito de defensa, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Esta prueba documental fue aceptada en su día por el tribunal sentenciador, la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra. Y el pasado lunes, en el transcurso de las cuestiones previas en el inicio del juicio, otro abogado defensor solicitó agregarlo como una prueba documental más, una fotografía reciente publicada por la denunciante en una de sus cuentas de las redes sociales, una petición que fue estimada por el tribunal. Además, según precisó el TSJN, una de las defensas presentó a la conclusión de la fase de instrucción un informe de unos detectives privados sobre la denunciante, un informe que posteriormente el mismo abogado retiró de la causa y solicitó que se tuviera por no presentado.

En el informe original, del que se hizo eco periódico en octubre de 2016, había un seguimiento en persona a la víctima durante un fin de semana, pero finalmente no se incluyó en la causa salvo el bloque relativo a su actividad en redes sociales. El informe actual trata de cuestionar las secuelas psicológicas y, por tanto, el trastorno de estrés postraumático que sufre la víctima, acreditado por psicólogas y que la acusación particular valora en una reclamación de 100.000 euros.

Aportan para ello dicho seguimiento en redes sociales, como si lo que allí transmitiera (en realidad son comentarios o publicaciones compartidas con mensajes en ambiente festivo) fuera de algún modo indicativo de que no sufriera ese daño ni persista dicho trastorno, sobre el que las peritos psicólogas que la entrevistaron en Tudela durante la instrucción recordaron que necesitaría dos años para saber en qué grado continuarían las secuelas.

POLÉMICA Y CONCENTRACIÓnLa polémica se ha sembrado con la admisión de esta prueba por parte del tribunal. De hecho, colectivos feministas han anunciado una concentración en Madrid para el viernes bajo el lema La Manada somos nosotrasy por considerar la admisión de esa prueba un “abuso judicial”.

Dichos colectivos ponen además en relación este hecho con que la Sala además rechazara incorporar al sumario el contenido de los whatsapps de los acusados antes de viajar a Sanfermines. El tribunal decidió no sumarlos en contra del criterio de la Fiscalía y de las acusaciones, que se habían opuesto al informe de detectives.

Decía el magistrado Ricardo González que se juzgaban hechos concretos y no se trataba de juzgar formas de ser como si fuera una Justicia de autor. El criterio de la Sala resulta muy garantista y proteccionista y tampoco se olvida que el juicio es a puerta cerrada, otra cuestión que levanta debates encendidos.

Sí es cierto, en relación con la anterior cuestión, que las acusaciones en el caso plantearon que no es entendible proteger el derecho a la intimidad con la aceptación del informe de los detectives y que en los whatsapps previos a venir a Pamplona, los acusados manifestaban unas intenciones que podría reforzar los indicios que hay en su contra. En el contenido de dichos whatsapps se hallaron pruebas de un presunto abuso sexual en Pozoblanco (Córdoba) que se instruye en un juzgado de allí. - E.C.

Herramientas de Contenido