mercado de las artes de navarra

Originalidad y creatividad en Merkatua

desde drones hasta historias ilustradas con recortes de papel se dieron cita ayer en el ‘hall’ de baluarte

Un reportaje de Clara Ayabar Rivas. Fotografía Javier Bergasa - Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Iván Hernández presenta uno de sus drones más grandes.

Iván Hernández presenta uno de sus drones más grandes. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Iván Hernández presenta uno de sus drones más grandes.

Folletos, tarjetas de contacto y una buena conversación eran la carta de presentación de entidades culturales, empresas e instituciones públicas que se dieron cita en 948 Merkatua.

Poco a poco, el hall de Baluarte se fue llenando de profesionales que paseaban y decidían en cuál de los 25 expositores detenerse e informarse del servicio o productos que se ofrecían en ellos. La diversidad de esta feria permitió a los acreditados acercarse a empresas distintas a las vistas normalmente en estos eventos. Originales proyectos aprovecharon ayer las últimas horas en Baluarte, como es el caso de Ápodo que, a pesar de “no hacer arte”, ofrece “las herramientas para poder hacer vídeos o películas”, explicó Iker Apalategi. Esta empresa de Noáin expuso en la feria la mayoría de sus productos como el Ápodo compact, un dispositivo que mostraban como ejemplo en un amplio televisor y que sirve, según contó Apalategi, “para mover la cámara a la velocidad que queramos para hacer un recorrido fílmico”.

No solo esta empresa quiso acercar este tipo de tecnología a los profesionales, también Hidrone, una operadora de vuelo dedicada al vídeo y la fotografía aérea, que expuso en su pequeña mesa dos de los drones que utilizan para realizar su trabajo. “El modelo grande levanta unos 15-16 kilos y se utiliza para cámaras más profesionales”, dijo Iván Hernández, uno de los creadores de la empresa que,tras quedarse en paro, decidió apostar por estos dispositivos y que aprovechó este espacio para darse a conocer a “clientes potenciales”. “Este año se nota más movimiento en este mundo audiovisual, hay que tener en cuenta que son imágenes exclusivas que con una cámara normal no puedes realizar”, aseguró.

La música de uno de los expositores inundó el pasillo de Baluarte, un joven movía los brazos haciendo diferentes sonidos y jugando con el volumen y los ritmos. Tras esta actividad de expresión corporal se esconde el proyecto conCienciArte, de David Ballano. Con él, este ingeniero decidió unir el mundo de la ciencia con el de la música. “Creemos que nos bloquearon el proceso creativo a la hora de elegir o ciencias o letras, por eso intentamos que los jóvenes aprendan de una manera distinta a lo establecido, sobre todo es bueno para gente con problemas psicomotrices o TDAH. Eso pasa con el Moonbeat, donde explicamos los ejes de coordenadas x, y, z, a través del juego con el volumen, las notas y el ritmo”, explicó. Música, matemáticas, física y tecnología se dieron cita en las actividades que se ofrecían tanto en el estand como en sus clases fuera, como el Laboratorio de cimática, en el que trabajan con sales de colores y agua encima de unos altavoces para explicar “conceptos fríos como frecuencias o longitudes de onda a través del arte, creando formas geométricas”, dijo.

dar alma al papelEl ambiente creado por el expositor de conCienciArte acompaña a las creaciones de Mila García. Es la primera vez que deja su estudio de Similarte para ir a una feria. “Estoy ilusionada porque veo que está gustando, nunca había tenido este contacto tan directo con la gente, y no hay que olvidar que aquí también puede haber futuros clientes”, contó Mila, que se dedica a contar historias utilizando recortes de papel y lo hace a través distintos formatos como el vídeo o las ilustraciones de un libro realizado por crowdfunding. “Me gusta dar alma a algo tan plano como el papel, que tenga vida propia”, contó Mila. Esta artesana consigue transmitir emociones en los pequeños detalles de los escenarios creados que llaman la atención de la gente.

nuevas apuestas

Sin olvidarse del tiempo. La empresa de diseño de relojes Mattheo aprovechó este espacio de 948 Merkatua para mostrar su marca, que tiene como filosofía el no perder el tiempo en la vida y toma como ejemplo a Nelson Mandela, John Lennon, Frida Kahlo o Steve Jobs, que no perdieron su tiempo.

Máquinas para la cultura. Infoticketing Pamplona, el sistema de venta de entradas del mundo de la cultura más puntero del Estado, apuesta por la capital navarra para instalar máquinas de venta, al igual que la que se pudo ver en el hall del edificio, en lugares como, por ejemplo, el Ayuntamiento.

De la huerta a Baluarte. A media mañana, Patxi Úriz y parte de su equipo irrumpieron en la feria con un carro repleto de hortalizas de huerta para promocionar su nuevo documental Los últimos de la mejana, que quiere recuperar el modo antiguo de cultivar en la zona de Tudela.