Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Europa pide a España acabar con el trato “inhumano” en las prisiones

Reclama que mejore las condiciones de los centros penitenciarios y de las comisarías

Jurdan Arretxe - Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- El Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT) ha instado a España a mejorar las condiciones penitenciarias y terminar tanto con la incomunicación de los detenidos como con la técnica de la “sujeción mecánica” de los reos más conflictivos.

“Debe enviarse un mensaje claro a todos los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de que no se acepta ningún tipo de mal trato, incluidas las faltas de respeto con los detenidos, y que si suceden, serán castigados en consecuencia”, recomienda el CPT en el informe conocido ayer como resultado de la visita que una delegación del Comité cursó a varias prisiones españolas entre septiembre y octubre de 2016.

“Los funcionarios responsables de hacer cumplir la ley deben recordar que no se debe utilizar más fuerza de la estrictamente necesaria para llevar a cabo un arresto y, una vez que las personas detenidas han sido controladas, no puede haber justificación para golpearlas”, avisa el CPT, que insta a que las esposas “se deben mantener al arrestado solo durante el tiempo estrictamente necesario y sin apretarlas de manera excesiva”.

El informe de 70 páginas da la “bienvenida a las medidas tomadas para reducir de manera sustancial la población penitenciaria y el hacinamiento”, repasa el papel de las policías, los funcionarios de prisiones y los jueces (cuyo “rol importante” se subraya), así como de la situación de las celdas de las cárceles y los calabozos, que deberían estar “propiamente ventilados y debidamente iluminados”, para lo que solicita que todas las estancias de reclusión cuenten con “luz natural”.

Sobre el trato a los presos -60.309 en 2016, cuando había 70.965 plazas-, reclama poner fin a métodos “denigrantes e inhumanos”, como son la incomunicación y el aislamiento. El CPT considera que, “como cuestión de principio, el régimen de incomunicación debería eliminarse de la legislación española”, a lo que el Gobierno español ha respondido con una negativa por “la intensa amenaza terrorista que se cierne sobre Occidente”.

terrorismoDicho régimen de incomunicación lleva décadas aplicándose y ha sido muy habitual en los casos que la Justicia española ha vinculado con ETA. Aunque algunos detenidos en el marco de investigaciones contra el terrorismo yihadista han denunciado que se les ha aplicado esta incomunicación, el informe asegura que en los años 2015 y 2016 no ha habido ninguna denuncia al respecto.

El CPT también subraya “la importante cantidad de denuncias sobre maltrato físico en las cárceles” a reclusos que han protagonizado episodios de desobediencia, de violencia con otros reos o de autolesión. Una de las medidas de los centros penitenciarios para responder suele ser el aislamiento, que el Comité “reitera su recomendación” para garantizar que ningún reo esté recluido en régimen de aislamiento como castigo más de 14 días. Más aún, el CPT considera “preferible reducir el máximo posible el periodo de confinamiento solitario como castigo por una determinada infracción disciplinaria”.

La delegación, encabezada por el Comité para la Prevención de la Tortura, Mykola Gnatovskyy, estuvo compuesta por Vassilis Karydis, Therese Rytter, Ivona Todorovska, Olivera Vulić y Hans Wolff, y visitó las cárceles de León, Puerto I, II y III (Cádiz), Sevilla II, Soto del Real (Madrid), Teixeiro (A Coruña) y Villabona (Asturias), las comisarías de Policía de A Coruña, Cádiz, Madrid, Oviedo, San Fernando y Sevilla, así como los centros de menores de Tierras de Oria (Almería) y Sograndio (Asturias).

A este último respecto, el informe registra la preocupación por “la importante cantidad de denuncias sobre malos tratos físicos” en prisión. El CPT alerta al respecto de que no se han atendido las recomendaciones hechas en el pasado por la sujeción mecánica de los reclusos. En algunos casos, el informe recoge testimonios de menores atados a la cama boca abajo por los tobillos, brazos y pecho, sin opción de ser liberados ni siquiera para ir al servicio.

La elaboración de este tipo de informes por parte del Consejo de Europa, que engloba a 47 estados del continente, es cíclica y en este caso, vuelve a repetir recomendaciones ya dadas en ediciones anteriores. Tanto en 2013 como ahora suponen un aviso a algunas de las políticas penitenciarias mantenidas por el Estado español.

En esta línea, no es la primera vez que los órganos comunitarios de Estrasburgo instan a rectificar a los poderes públicos españoles. Así ocurrió con las condenas del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en diversos casos en los que los detenidos denunciaron torturas y no se investigaron debidamente -fue la clave de la condena-, o el final de la denominada doctrina Parot, que arrancó en la misma institución que ahora analiza varios casos tanto sobre el alejamiento de los reclusos de ETA como sobre el doble cómputo de penas.

Herramientas de Contenido