Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“puso en tela de juicio” la imparcialidad

El Defensor ve “inaceptable” que Gimeno ponga en duda la objetividad de la institución

Enériz registra un escrito dirigido a la Mesa del Parlamento en el que rechaza las “lamentables” afirmaciones del aforado socialista en las que, a su juicio, “puso en tela de juicio” la imparcialidad del Defensor en el informe de la lista única docente

María Olazarán | J. Bergasa/O. Montero - Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Carlos Gimeno, parlamentario del PSN.

Carlos Gimeno, parlamentario del PSN. (J.BERGASA/O.MONTERO)

Galería Noticia

  • Carlos Gimeno, parlamentario del PSN.

pamplona- Las declaraciones del socialista Carlos Gimeno Gurpegui en comisión parlamentaria acerca del informe elaborado por el Defensor del Pueblo de Navarra sobre la lista única en Educación han generado un enorme malestar en la institución pública que preside Francisco Javier Enériz. Expresiones como “en lugar del Defensor del Pueblo, le vamos a llamar Defensor del Gobierno de Navarra” son, en opinión de Enériz, “lamentables y carentes del más mínimo rigor y verdad”. El Defensor considera una “falta de respeto, de todo inaceptable” que el socialista ponga en duda “la objetividad e imparcialidad” de la institución que representa y pide a la Mesa del Parlamento foral “tenga por admitido este escrito y sea conocedora del rechazo y malestar de esta institución hacia esas expresiones” de Carlos Gimeno.

El Defensor, que fue elegido en 2007 con los votos de UPN y CDN, ha registrado un escrito dirigido a la Mesa del Parlamento de Navarra en el que explica parte de lo ocurrido en la comisión de Educación del martes 14 de noviembre, en la que compareció la consejera María Solana para explicar las previsiones sobre la lista única para las próximas oposiciones docentes. En el transcurso de su intervención, la consejera y después varios parlamentarios se refirieron al informe emitido por el Defensor del Pueblo sobre la lista única para el ingreso en la función pública docente. En este documento, Enériz avala el encaje en el ordenamiento jurídico de los dos sistemas de acceso: la lista separada por especialidad e idioma, que funciona hasta ahora, o la lista única que se plantea Educación.

En esta comisión, según recoge el Defensor en su escrito, Gimeno vertió expresiones tales como “en lugar de Defensor del Pueblo, le vamos a llamar Defensor del Gobierno de Navarra, hizo alusiones “fuera de lugar” a la interinidad de su titular y su no relevo “por el Gobierno de Navarra” y en definitiva, afirma Enériz, “puso en tela de juicio la objetividad e imparcialidad de la institución que represento” con motivo del citado informe sobre l a lista única.

mala práctica parlamentariaTras rechazar dichas afirmaciones “por lamentables y carentes del más mínimo rigor y verdad”, Enériz asevera en su escrito que el Defensor del Pueblo de Navarra “no es defensor del ningún gobierno, ni se guía en su actuación por otros criterios que no sean los de objetividad, imparcialidad, autonomía e independencia”. Asimismo, añade que cuando emite informes solicitados por las entidades “lo hace con plena sujeción al ordenamiento jurídico, interpretando este conforme a las reglas y cánones propios del Derecho y en atención a su titulación y profesionalidad jurídicas, sin valorar a quién pueda beneficiar o perjudicar lo que en informe se razone o concluya”.

En su opinión, las expresiones del aforado socialista “son una falta de respeto, de todo punto inaceptable”, hacia la institución pública, y un ejemplo de “mala práctica parlamentaria”. Asimismo, el Defensor considera que son aún más graves porque se vierten sobre una institución y una persona “que no están presentes en la comisión, que no puede defenderse y con menciones personales y desabridas hacia la situación del titular, sin guardar esta cuestión ninguna relación con el tema objeto de debate”.

Tras recordar que los informes se comunican exclusivamente al solicitante no siendo responsabilidad del Defensor su posterior uso en el debate político”, y sólo si el destinatario decide hacerlo público se envía a terceros o se publica en la web, Enériz concluye que “se pueda discrepar con sus informes” pero rechaza que la crítica “se convierta, por intereses ajenos, en una descalificación hacia la o las personas que los redactan”.

Herramientas de Contenido