Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“El grupo vino a pedir una habitación con una chica que iba con ellos pero que se quedó más retrasada”

Recuerda que los acusados querían una estancia “para follar” y afirma que la joven estaba a unos 3-4 metros de él

Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Medidas del rellano donde ocurrieron los hechos.

Medidas del rellano donde ocurrieron los hechos.

Galería Noticia

Medidas del rellano donde ocurrieron los hechos.

PAMPLONa- El portero del hotel Europa, establecimiento al que el grupo de acusados de la violación de Sanfermines de 2016 acudieron a los pocos minutos de conocer a la joven madrileña de 18 años en la Plaza del Castillo, reiteró ayer las manifestaciones que ya había realizado durante la instrucción de la causa y confirmó que el grupo de acusados era el que acudió, acompañado de una chica (en la descripción que de dicha mujer expuso ante el tribunal había escasas coincidencias físicas con la denunciante de los hechos), hacia las 3.00 horas de ese 7 de julio para pedir si tenían una habitación libre, para unas horas o para toda la noche porque, según le manifestaron, la querían “para follar”. El encargado de seguridad, cuyo turno empieza a las 12 de la noche y termina a la hora del encierro, aseguró que hacia él se dirigieron unos tres componentes del grupo, sin tampoco poder precisar quienes eran de los acusados, y de ellos recordaba que estaban ebrios, tenían acento andaluz y que, durante esa noche, nadie con esas características se había aproximado para realizar una petición en ese sentido.

Se le insistió al portero si podía aclarar la intervención que la chica había tenido, a qué distancia se encontraba de él o si pudo escuchar la conversación, y el testigo no pudo arrojar muchas más luz que la que ya había en la causa: “Había una chica que iba con ellos pero estaba más retrasada, hacia la derecha, hacia la plaza del Castillo. La chica estaba a unos tres metros de mí y a uno o dos metros de ellos. Y yo no hablé con ella. Les dije que podían ir hacia el hotel Leyre o al Yoldi a preguntar por habitaciones y les indiqué con la mano cuál era la dirección”. Cuando los acusados, acompañados de la víctima, realizaron tal petición, se encontraba todo el grupo en la calle Espoz y Mina y no llegaron a pisar el establecimiento hotelero.

Al portero también se le preguntó si había mucho ruido esa noche en la zona como para que la chica no pudiera escuchar la conversación que mantenía con ellos, pero no pudo concretar más de dicho episodio. “Es lógico que estaban de fiesta y no hablaban susurrando, pero no te puedo decir ni sí ni no a si esa chica pudo escuchar algo de lo que me decían”. La víctima depuso el martes que oyó algo de la conversación de los acusados con el portero pero referente a un número y una tarjeta pero que ella no sabía si querían dormir allí. - E.C.