Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
LOS POLICÍAS MUNICIPALES QUE LES DETUVIERON

Uno de los acusados dijo a los policías que grabó un vídeo y que había consentimiento

Relataron que a su llegada al lugar donde aparcaron el coche ya habían dicho que habían estado con una chica

Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El coche en el que viajaron los acusados.

El coche en el que viajaron los acusados.

Galería Noticia

El coche en el que viajaron los acusados.

Pamplona- Una de las piezas clave del procedimiento de la violación grupal denunciada en los Sanfermines de 2016 lo constituye sin duda el contenido que se pudo extraer de los teléfonos móviles de los acusados. En dos de ellos, había unos vídeos que forman una pieza de convicción importante para las acusaciones -pues dicen que ahí no se demuestra ningún consentimiento, sino que refuerza el rol pasivo y de sumisión que adoptó la víctima, según su propia declaración-. Sin embargo, las defensas también creen que el visionado de dichos vídeos exculpa a sus representados y que del mismo no se puede inferir que existiera fuerza, violencia o intimidación.

EL PRENDA HABÍA DICHO DEMASIADOSea como fuere, el guardia civil que se sienta en el banquillo junto a sus cuatro amigos sevillanos fue el primero que desveló en Policía Municipal que tenía en el teléfono móvil una grabación en vídeo que a su juicio demostraba que habían practicado sexo consentido con una chica. Así lo recordó ayer uno de los policías que acudió a detener a los acusados a la calle del doctor Simón Blasco donde aparcaron y que les efectuó la reseña policial. En el atestado que se elaboró se expone que “durante la asistencia a los detenidos se les ocupan sus teléfonos móviles y se les solicita el consentimiento para su apertura, ya que de forma espontánea manifiestan que han mantenido relaciones consentidas con una chica y que las han grabado con alguno de estos dispositivos”. Dicho policía municipal y su compañero declararon ayer en la cuarta sesión del juicio y reiteraron que los acusados colaboraron en su conducta. Afirmaron que se desplazaron hasta el barrio de San Jorge, donde los agentes de la Policía Foral mantenían retenidos a los sospechosos de una agresión sexual. Estos policías forales informaron a los municipales de que ya les habían comentado los sospechosos que tuvieron relaciones esa noche con una chica pero consentidas. A partir de la intervención de los agentes locales, José Ángel Prenda les dijo que ya no iba a hablar más, que ya había dicho demasiado.

MUY CANSADA EN EL TRAYECTOTambién declaró otro agente que transportó a la chica después de declarar ante la Policía para que pudiera ver al amigo de Madrid con el que había venido a Sanfermines y que se encontraba durmiendo en el coche en Lezkairu. Al amigo, en ese primer encuentro, no le contó lo ocurrido dijo el agente, que trató de distraer a la víctima durante el camino hablándole de temas genéricos y dijo que la vio muy cansada. Igualmente testificaron los agentes que extrajeron las tarjetas de los móviles, que analizaron la tarjeta SIM del teléfono de la víctima que apareció en el portal y aquellos que identificaron a los acusados por las cámaras del Ayuntamiento en el recorrido del encierro y dieron la voz de alerta a los agentes de la plaza de Toros.