El arquitecto ofrecerá explicaciones sobre la restauración de Dorrea

Acudirá hoy a Irurita a informar sobre el proyecto, mientras se reaviva la polémica por el corte de los árboles de la carretera

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La restauración de la llamada Dorrea o Jauregizarra se encuentra en su fase final.

La restauración de la llamada Dorrea o Jauregizarra se encuentra en su fase final. (JUAN MARI ONDIKOL)

Galería Noticia

La restauración de la llamada Dorrea o Jauregizarra se encuentra en su fase final.

elizondo- El arquitecto de la Institución Príncipe de Viana Leopoldo Gil, encargado de las obras de restauración de Dorrea de Irurita, uno de los palacios de Cabo de Armería más antiguos del Valle de Baztan y de Navarra, acudirá hoy a la localidad y ofrecerá explicaciones a quienes las soliciten sobre las características del proyecto. A la polémica por el lucido de paredes del que carecía la casa-torre al menos durante un siglo, se une la originada por el corte de los árboles centenarios que existen en la carretera entre Irurita y Elizondo.

La presencia del arquitecto en Irurita, que no es oficial y se ha conocido por medio de las redes sociales, al parecer es voluntaria ya que el mismo alcalde jurado de la localidad, Pello Obregozo, afirmó desconocerla ayer a media tarde y no pudo ser confirmada con el responsable de los trabajos. En cualquier caso, su presencia se prolongará de las 10.30 a las 14 horas en la misma casa torre objeto de la restauración.

El alcalde jurado de Irurita informó de que días pasados se celebró un batzarre (asamblea vecinal) y aunque el tema no figuraba entre los asuntos a tratar, algunos vecinos se interesaron por el mismo. El palacio, cuyo auténtico nombre es el de Jauregizar, que, curiosamente se trasladó con el paso del tiempo al caserío cercano que era la “casa del clavero” (la persona que guardaba las llaves) fue adquirido por el Ayuntamiento de Baztan siendo alcalde Patxi Oyarzabal, a la vista de su estado ruinoso y con la intención de que fuera restaurado, lo que no se llegó a hacer al no conseguir ayudas del Gobierno de Navarra.

Pello Obregozo, el alcalde jurado de Irurita, manifestó que por su parte respeta las distintas opiniones (sobre la restauración) “pero no quiero posicionarme a favor de unas o de otras”. “Para mí”, añadió, “lo que importa es que después de tantos años esperando se haya conseguido financiación del Gobierno, lo que antes no se hizo, y Dorrea se pueda salvar porque es sabido que estaba en claro peligro de derrumbarse”.

torre y árboles Dorrea está deshabitada desde hace al menos 15 años, cuando Bittori Oteiza, la señora última ocupante, cambió de domicilio. Con los años, la casa llegó a estar en auténtica ruina tanto en sus muros como en la cubierta con filtraciones de aguas que dañaron seriamente a la estructura de madera del tejado y de todas sus plantas. En la polémica por la técnica de restauración tercian los que dicen que “parecerá construida hace un mes” frente a sus más de seis siglos de existencia, expertos y profesores de arte e historiadores, y otros más realistas y prosaicos que asumen las obras.

La controversia se amplía con el reciente corte de árboles de la antigua carretera N-121-B, que se califica de “brutalidad” y se ha reavivado al saber que precisamente existe un movimiento estatal para defensa de los viejos árboles que existían a ambos lados de las carreteras. En este caso, se cortaron a unos seis metros cuando su altura rondaba los 15-18 metros y ofrecen ahora un aspecto desolador.

patrimonio

Antigua. Dorrea tiene, según está documentado, más de seis siglos de existencia. Es una de las casas más antiguas del Valle de Baztan y de Navarra.

la frase

el alcalde “para mí, lo importante es que la torre se salve”

Pello Obregozo, el alcalde jurado de Irurita, no quiere entrar en polémica. “Todos tendrán sus razones pero lo que está claro es que la casa se iba a hundir cualquier día de estos”.