El visón andarín regresa a su hábitat

un ejemplar de esta especie protegida fue capturado en la taconera después de que hubiera acabado con varias gallinas del parque y es devuelto al río arga

Un reportaje de K. García - Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El visón capturado, poco antes de regresar a su hábitat natural.

El visón capturado, poco antes de regresar a su hábitat natural.

Galería Noticia

El visón capturado, poco antes de regresar a su hábitat natural.

Un ejemplar de visón europeo, especie en riesgo de extinción, ha podido ser devuelto al río Arga, su hábitat natural, después que fuera capturado en unos de los estanques del parque de la Taconera. La captura se produjo el sábado, cuando los técnicos municipales colocaron una trampa camuflada en la vegetación para conocer qué estaba pasando en la zona, donde había aparecido muertas media docena de gallinas del parque.

Ante la sospecha de que se pudiera tratar de una acción de predación natural y no de un acto de vandalismo como los acaecidos en otros momentos en esta zona, el personal del área de Ecología Urbana y Movilidad pidió la colaboración del Guarderío Forestal del Gobierno de Navarra para aclararlo.

Cuando colocaron la trampa por si se trataba de un predador terrestre, lo que no pensaban encontrar el sábado al escuchar los ruidos en su interior fue que el intruso era un visón europeo, especie autóctona catalogada en peligro de extinción. Siguiendo un protocolo establecido para estos ejemplares protegidos, lo recogieron y le dieron suelta inmediatamente en una zona del río Arga, que es su hábitat natural y en el que puede cumplir todas sus necesidades vitales.

Según explican los técnicos municipales, el hecho de que haya sido encontrado en estas fechas sugiere se trata de un ejemplar joven, dado que en otoño, los juveniles de esta especie se dispersan buscando nuevos territorios. En esta dispersión puede suceder que se asienten temporalmente en hábitats menos apropiados, como el caso de los estanques de la Taconera.

El visón europeo es, junto con el lince ibérico, los mamíferos carnívoros más amenazados de la Península Ibérica y una de las especies animales en mayor riesgo de desaparición del planeta. Ha desaparecido de la mayor parte de Europa y en el territorio nacional está presente en Navarra, País Vasco, La Rioja, Burgos, Soria y Aragón. En total, se estima una población de 500 individuos, de los cuales algo más de la mitad se encuentran en Navarra.

El visón europeo (mustela lutreola) es un mustélido semiacuático de pequeño tamaño. El mejor criterio para identificar al visón europeo es su color marrón chocolate uniforme en todo el cuerpo excepto dos pequeñas manchas blancas, una en el labio superior y otra en el inferior.

Ocupa ambientes acuáticos como ríos, cauces secundarios, arroyos, acequias, barrancos o lagunas y es por ello que de manera circunstancial ha podido desplazarse desde el río hasta los estanques de La Taconera.

Su alimentación se basa en ratas de agua, ratones, topillos, anfibios, peces y cangrejos. Caza durante la noche y el crepúsculo, mientras que es de escasa actividad diurna. Se tiene constancia de que puede atacar a gallineros, aunque estas aves no formen parte de su ingesta habitual.

Una de las principales amenazas para su conservación es la presencia del visón americano, especie exótica invasora y claro competidor en cuanto a recursos alimenticios, y el deterioro de su hábitat. El ámbito del parque fluvial conformado por los ríos Arga, Elorz y Sadar es un claro candidato para conseguir espacios donde pueda desarrollarse el visón.