Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El crucero del calvario de Ziordia vuelve a estar en pie

Fernando Fusté ha restaurado el Armas Christi del calvario de Ziordia, demolido en 1976 para realizar un nuevo acceso y que ahora se mostrará en la parroquia

Nerea Mazkiaran - Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Fernando Fusté, junto al Armas Christi de Ziordia que ha restaurado, muestra una maqueta de cómo era el crucero original.

Fernando Fusté, junto al Armas Christi de Ziordia que ha restaurado, muestra una maqueta de cómo era el crucero original. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

  • Fernando Fusté, junto al Armas Christi de Ziordia que ha restaurado, muestra una maqueta de cómo era el crucero original.

“Es una obra única en el valle, incluso en Navarra, por los iconos que contiene;no existe otra cruz igual”

ziordia- Cuatro décadas después de la demolición de la ermita de Santa Lucía y el calvario de Ziordia para construir una nueva entrada a este pueblo de Sakana, Fernando Fusté, concejal de Ziordia y estudioso de la historia local, ha restaurado el crucero que guardaba en su interior este último, un Armas Christi del siglo XVIII que lucirá en un lateral de la parroquia de Ziordia. “Hace 40 años Serafín Aguirre, buen parroquiano, rescató de entre los escombros este crucero. No soportaría ver este símbolo hasta entonces venerado, tirado y roto”, apunta Fernando Fusté. Así, este ziordiarra ya fallecido lo recogió y con una carretilla lo llevó a su casa, lo reparó y lo guardó. “De una cruz mas parecida a una cruz griega, la transformó en una soberbia y bien proporcionada cruz latina en opinión del escultor José Ramón Anda”, destaca.

Fernando Fusté comenzó la restauración hace unos meses. Así, limpió el polvo y otros restos con brocha y aire comprimido, con sumo cuidado para no dañar la madera y ninguno de sus iconos, que representan los instrumentos que se emplearon en la pasión de Cristo. “Encontré acrílicos, de color gris el primero en ver la luz”, apunta. Acudió en busca de consejo al escultor de Bakaiku, renombrado artista y gran conocedor de la madera, quien aconsejó retirar los restos de pintura con un decapante. Al no obtener resultados, le recomendó aplicar una o varias manos de agua con sosa caústica. Entonces aparecieron restos de acrílicos verdes, rojos y sobre todo marrones hasta quedar completamente limpia. “Ahora se puede observar la madera noble y ver sus tallas con definición. El crucero se ha protegido con una capa de cera, pues se instalará en un interior”, apunta.

El Armas Christi es de 1766, tal y como aparece inscrito. “A pesar de que ha soportado los vientos durante más de dos siglos, con cambios de humedad y temperatura, se ha conservado bien”, observa este estudioso. “Tiene una erosión que bien podría ser un disparo o un golpe punzante que afectó a una de las antorchas” añade. Su peso es de 82 kilos, con una longitud del brazo vertical de 2,50 metros y el horizontal de 1,10 metros. De los iconos que presenta, destaca la corona de espinas. “El autor se tomó el trabajo de insertar en la corona 44 palitos finos y afilados representado espinas”, incide Fernando Fusté, quien ha vuelto a colocarlas en los agujeros que daban fe de sus existencia. Asimismo, en el cruce de los brazos se representa un corazón, que en su opinión hace único el Arma Christi de Ziordia. “A cada lado hay dos agujeros simétricos y con una profundidad de cinco centímetros, dándome la pista de que al igual que en la corona, había algo clavado. Por el grosor y profundidad deducí que podían ser saetas”, explica.

Asimismo, aparecen representados la sigla de la frase latina INRI,Iesus nazarenus rex iudaeorum;la corona de espinas, dos clavos de los tres que había así como una de las dos escaleras del descendimiento del crucero original. “Serafín Aguirre colocó el brazo vertical en horizontal y cortó una parte del otro”, sostiene Fernando Fusté, quien muestra una maqueta del crucero original. Lo cierto es que no descarta tallar y añadir la parte que falta. Se pueden ver además dos antorchas, un martillo, una tenaza, una jarra, una jofaina, cuerda, vara de abedul, el Santo Grial, una mano abierta, una espada y el corazón. “Considero que es una obra única del valle, incluso de Navarra, pues los cruceros de los pueblos son de piedra y éste es de madera noble”, señala Fernando Fusté. “Único por los iconos que contiene y también por la formación de sus brazos. No existe otra cruz igual”, asegura.

La demolición del calvario y de la ermita fue en 1976. Ante el importante paso de vehículos pesados por el centro de Ziordia, el Ayuntamiento decidió buscar solución. Al peligro para el vecindario se unían las deformaciones en el firme, las frecuentes fugas así como el paso a nivel, que también sería eliminado con la construcción de una nueva entrada al pueblo.

Las obras fueron adjudicadas a Entrecanales y Taobada en 3,5 millones de pesetas. Además tuvo que abonar 1,2 millones de pesetas más al obispado, valor que se dio en ese momento a la ermita y al calvario. “En un primer proyecto se respetaba la ermita pero en el segundo se afectaba de lleno, pues se estaba gestando el proyecto de las actuales piscinas”, recuerda Fernando Fusté. Si bien el obispado solicitó en un principio que se construyera una nueva ermita en otro lugar, finalmente se llegó al acuerdo de destinar el dinero a las reparaciones del tejado, fachada y pintura interior de la parroquia.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia