Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Riina, el sanguinario ‘capo de capos’ que nunca se arrepintió

muere en una prisión de parma (italia) el cruel dirigente de la cosa nostra, quien mató personalmente a 40 personas y ordenó el asesinato de otras 110

Un reportaje de Cristina Cabrejas. Fotografía Mike Palazzotto (Efe) - Sábado, 18 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Totó Riina, durante un juicio en noviembre de 1996 en Caltanissetta.

Totó Riina, durante un juicio en noviembre de 1996 en Caltanissetta.

Galería Noticia

  • Totó Riina, durante un juicio en noviembre de 1996 en Caltanissetta.

totò Riina, el capo de capos de la Cosa Nostra, la mafia siciliana, murió ayer a los 87 años en la cárcel de Parma sin mostrar nunca un ápice de arrepentimiento por los cientos de asesinatos que cometió y ordenó, como el de los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borselino en 1992. Riina falleció tras una vida dedicada al crimen organizado, muchos de cuyos secretos el histórico capo se lleva a la tumba. Cumplía una pena de 26 cadenas perpetuas por docenas de asesinatos cometidos entre 1969 y 1992.

Se cree que Riina mató personalmente a 40 personas y que ordenó otros 110 asesinatos, muchos de ellos en las guerras internas que estallaron en la Cosa Nostra, según declaró en su día uno de sus más prominentes asesinos, Giovanni Brusca.

Riina murió en una cárcel de Parma, en el norte de Italia, después de pasar los últimos cinco días en coma y haber sido intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones;la Fiscalía de esa ciudad ha ordenado que se practique la autopsia puesto que la muerte sucedió en una prisión.

Riina fue el padrino de los Corleoneses y capo de capos de todas las familias de la Cosa Nostra, sus tentáculos llegaron a altos niveles de la política y desafió al Estado con atentados.

Durante sus apariciones en los numerosos juicios que afrontó y por los que fue condenado a 26 cadenas perpetuas nunca demostró arrepentimiento ni colaboró con la Justicia, enterrando así numerosos secretos de la historia criminal y política del país.

la carrera criminal de ‘el corto’Salvatore TotóRiina conocido también como El corto por su baja estatura, nació en Corleone, en la isla de Sicilia, el 16 de noviembre de 1930.

Riina inició su carrera criminal con 18 años cuando fue condenado por el asesinato de un coetáneo durante una pelea y en 1956 al salir de la cárcel por reducción de la pena entró a formar parte de los sicarios de Luciano Leggio.

Se distinguió inmediatamente por su ferocidad y falta de escrúpulos por lo que tras aniquilar a todo el clan rival de Michele Navarra, médico y jefe de los Corleoneses, Leggio le hizo su brazo derecho.

Durante un control policial en 1963 volvió a ser arrestado al encontrarle documentos falsos y armas, pero no fue condenado por insuficiencia de pruebas y desapareció para la Justicia durante 20 años.

En 1969, junto con otro de los jefes de la Cosa Nostra, Bernardo Provenzano, protagoniza una de las etapas más sanguinarias de enfrentamientos dentro de la mafia.

Pese a estar bajo el régimen carcelario más duro y con el aislamiento más severo, Riina seguía tejiendo los hilos de la Cosa Nostra

Incluso en los últimos años, desde la cárcel de Parma, se seguía amenazando a magistrados como el fiscal de Pa

Se le atribuyen unos 40 homicidios que cometió con sus propias manos y 110 que ordenó, como el del ex secretario provincial de la Democracia Cristiana Michele Reina o el presidente de la región Sicilia Piersanti Mattarella, hermano de Sergio, actual Jefe de Estado italiano.

Después de la captura de Leggio el 16 de mayo de 1974, Riina ocupa su lugar y se convierte en el capo de caposde la Cosa Nostra que vive su periodo de oro con el tráfico de droga y gracias a los lazos con la política en todas las contratas públicas y en la construcción.

Riina inicia una segunda guerra de la Cosa Nostra eliminando a todo aquel que interfería en sus negocios como Stefano Bontande o a su aliado Totuccio Inzerillo.

El exalcalde de Palermo, Vito Ciancimino, quien fue durante años su referente político como se ha comprobado en varios juicios, inventó para él el nombre de La bestia, ya que en la capital siciliana en esos años se contaba un muerto al día por ajustes de cuentas de la mafia.

Durante el llamado Maxi Proceso que comenzó en 1986 en el que fueron juzgados más de 100 mafiosos en un búnker construido en los alrededores de la cárcel palermitana de Ucciardone por motivos de seguridad, los acusados apuntaron el dedo contra Riina.

guerra al estadoRiina declaró también la guerra al Estado y sobre todo al llamado pool antimafia, el equipo de fiscales encargado de investigar sobre los negocios y delitos de la Cosa Nostra y de los que formaban parte Giovanni Falcone y Paolo Borselino.

El primero que pagó este desafío fue el eurodiputado de la Democracia Cristiana y exalcalde de Palermo, Salvo Lima, el 12 de marzo de 1992 y después llegaron los atentados contra Falcone y Borsellino ese mismo año.

El 15 de enero de 1993, los carabineros arrestaron a Riina cuando salía de una casa de Palermo, donde vivía con su mujer Ninetta Bagarella, y sus cuatro hijos Lucia, Concetta, Giovanni y Giuseppe Salvatore.

Sobre su detención existen aún muchos puntos oscuros, pues se desconoce si fue un chivatazo de uno de sus fieles, Baldassare di Maggio, arrepentido y que después contaría durante un proceso el famoso beso entre Riina y el siete veces primer ministro italiano, Giuli Andreotti.

Sus últimas apariciones habían sido en videoconferencia para declarar en el juicio que pretendía aclarar si el Estado emprendió una negociación con la mafia siciliana en la década de los noventa del siglo XX para parar la violencia.

El caso se reabrió después de que Massimo Ciancimino, hijo del exalcalde de Palermo, aseguró que su padre le dejó antes de morir en 2002 un folio con las 12 peticiones que Riina habría hecho al Estado para poner fin a los atentados de aquellos años.

Herramientas de Contenido