Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

Pedagogía y solidaridad frente a demagogia fiscal

Por Joseba Santamaria - Domingo, 19 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

tras más de 30 años de propaganda permanente contra el pago de impuestos se ha instalado en la opinión pública la idea de que la fiscalidad es un lastre para los ciudadanos. Ese discurso forma parte de un modelo ideológico cuyo objetivo principal es el desmantelamiento del Estado de Bienestar y su sustitución por un sistema neocapitalista sin regulación en el que la especulación de bienes y capitales y la privatización de los servicios básicos -desde la sanidad hasta el agua o las pensiones- sustituyan a las políticas de cohesión social y redistribución de la riqueza. Las consecuencias de su aplicación han dejado a cientos de millones de personas en todo el mundo en situación de exclusión social y empobrecido a las clases medias. Si Navarra ha recuperado su posición muy por encima de la media del Estado y en la media de Europa en ratios de calidad de vida -empleo, producción industrial, inversión empresarial, atención sanitaria, educación, etcétera- es en buena parte porque la recuperación de un modelo fiscal más equitativo y justo ha permitido desde el autogobierno cambiar las prioridades. Desde 2015, Navarra ha aumentado su inversión pública en atención social un 30% y por tercer año los Presupuestos de 2018 dedican más de 1.000 millones de euros a la mejora y sostenimiento de la sanidad pública. Son solo dos datos que reflejan un sistema político, fiscal y presupuestario diseñado para garantizar unos servicios públicos que den cobertura a las necesidades de la sociedad navarra. De ello se benefician cientos de miles de navarros y navarras en educación, sanidad, infraestructuras, trabajo, atención a los mayores, dependencia, vivienda... unos costes inasumibles individualmente para la inmensa mayoría. Decir lo contrario, que la desregulación fiscal permite crear riqueza suficiente para todos, es una mentira como ha demostrado ya la realidad de la historia allí donde se ha impuesto. Navarra comienza a salir del túnel de la crisis y trata de hacerlo desde la justicia social sin dejar a nadie abandonado dentro. La Red de la Pobreza advertía esta semana de que aunque Navarra es una comunidad rica, mantiene una bolsa de exclusión de 83.000 personas, 57.000 de ellas por debajo del umbral de pobreza. Y demandaba solidaridad fiscal y no escatimar esfuerzos en defensa de las personas, el mayor activo de Navarra. Es necesario un ejercicio de pedagogía fiscal que haga frente a la manipulación de la demagogia fiscal del escaqueo, el fraude, las sicav y las sociedades ocultas enparaísos alejados. Navarra necesita una mejora de los ingresos tras años de regresión tributaria por el seguimiento de UPN y PSN a las políticas fiscales de Madrid. Un rediseño de la fiscalidad, muy alejada aún de los niveles tributarios de las sociedades más avanzadas de la UE, que permita recuperar la equidad tributaria de ciudadanos y empresas, de personas y capital, es imprescindible para afrontar las transformaciones que necesita Navarra para garantizar el futuro de las nuevas generaciones. La vía contraria es, además de obscena políticamente, un engaño a la sociedad. Supondrá volver a perder la calidad de las prestaciones públicas y, como demostraron las políticas de recortes, austeridad y regresión fiscal anteriores, perjudicar a la mayoría de los navarros y navarras. Sin responsabilidad fiscal colectiva no viviríamos en esta Navarra. Sería una Navarra mucho peor. Que nadie se engañe.

Herramientas de Contenido