Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Ariete del Gobierno contra la independencia de Catalunya

Reprobado por “proteger” a populares investigados en causas judiciales, Maza hacía ahora frente al órdago catalán

Domingo, 19 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Juez de carrera, procedente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, José Manuel Maza tomó posesión al frente de Ministerio Público hace menos de un año, el 29 de noviembre de 2016, y desde su puesto le correspondió hace sólo unas semanas hacer frente desde al órdago independentista en Catalunya con interposición de sendas querellas contra el Govern de la Generalitat y los diputados del Parlamento que propiciaron la declaración unilateral.

Maza fue nombrado fiscal General del Estado tras ser avalada su idoneidad por el Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) -donde obtuvo el voto de todos los vocales menos una, la designada a propuesta de IU-, y también de la Comisión de Justicia del Congreso pese a las dudas iniciales manifestadas por el Grupo Parlamentario Socialista y Unidos Podemos, que durante su comparecencia parlamentaria le pidieron que defendiera su autonomía frente a presiones externas.

De sensibilidad conservadora aunque con posicionamientos muy independientes en algunos de los asuntos que le ha tocado deliberar, durante su etapa como juez, Maza se opuso en su día a la denominada doctrina Botín, propuso el archivo de la querella contra Pablo Iglesias por presunta financiación de Venezuela e Irak y expresó sus dudas sobre la última reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Durante su comparecencia para pedir la confianza de las Cortes, Maza expresó la necesidad de que el Ministerio Fiscal preste especial atención a la lucha contra la corrupción. Dicha confianza se vio empañada el pasado mayo, cuando el Pleno del Congreso apoyó por amplia mayoría la moción del PSOE por la que se reprobaba al ministro de Justicia, Rafael Catalá, y exigió tanto su destitución como la del exfiscal Anticorrupción, Manuel Moix, acusados de actuaciones tendentes a favorecer y proteger a personas del PP investigadas en causas judiciales. Sin embargo, Maza siempre contó con el apoyo del Gobierno del PP, especialmente de Catalá.

Pese a estas críticas y a recurrentes peticiones de dimisión Maza continuó trabajando al frente de la Fiscalía en un momento de intensa labor tanto en la lucha contra la corrupción -en la que su departamento ha pedido condenas muy importantes en juicios contra tramas como la Gürtel- como contra la deriva independentista de Catalunya, presentando sendas querellas por rebelión e instando su ingreso en prisión.

Jurista de reconocido prestigio, como magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, trató asuntos como los recursos presentados por el exjuez Baltasar Garzón en los procedimientos que se le abrieron. Defendió en febrero de 2012 la sentencia condenatoria para el exjuez por entender que este decidió investigar los crímenes del franquismo a sabiendas de que no podía. Por ello, discrepó del resto de sus compañeros y les advirtió de que, con esa resolución, podía dar lugar a que los jueces puedan ampararse en la protección de las víctimas para imponer su voluntad al margen de la ley.

Un año después, votó en contra de otra sentencia del Supremo, la que dejaba en libertad al etarra Ignacio Pujana por anulación de la doctrina Parot. Lo mismo que hizo en mayo de 2014 cuando emitió su voto en contra en la sentencia del Supremo que confirmaba la absolución del etarra Txeroki por el atentado de Denia.- Efe

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia