Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“La crisis de Catalunya ha evidenciado que hay que buscar alternativas al sistema de 1978”

Domingo, 19 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Alejandro Ruiz-Huerta está recién jubilado pero ha dedicado su vida a impartir clases en diferentes universidades sobre Derecho Constitucional. Sabe de lo que habla cuando afirma que “es posible cambiar la Constitución” y dar a la situación de Catalunya una salida pactada.

¿Es la Constitución intocable como dicen algunos al hilo del proceso catalán?

-Considero que no hay ninguna Constitución intocable. Hay una forma de cambiar la Constitución, prevista en la propia norma que es perfectamente asumible pero siempre que se den los requisitos propios de ese proceso constituyente que implica suficiente amplitud de grupos parlamentarios que están por ese proceso. En estos últimos años, muchísimos grupos han trabajado por el proceso constituyente para ofrecer alternativas nuevas, pero como en el Congreso y el Senado la mayoría la tiene el PP, que está cerrado a cualquier cambio, no había manera de entenderse. Contando con ese modelo es muy difícil pero hay que tender a ello.

¿Cuál sería la salida al conflicto en Catalunya?

-La crisis en Catalunya ha manifestado claramente que el sistema político que se puso en marcha en el 78 está quebrando de alguna manera y hay que buscar alternativas. Parece que los socialistas propusieron una comisión para hablar de los problemas territoriales de España y ese a lo mejor podría ser un buen caldo de cultivo para un proceso constituyente. Creo que ese sería el camino, no creo que una ruptura lo sea.

¿Qué cambios urge acometer?

-Hay que insistir en la vía democrática. Parece que hay un fin del modelo del 78 y hay que profundizar en las cosas que quedaron por mejorar entonces. Hacer una democracia más participativa, más abierta. Caminos hay, pero otra cosa es que por desgracia la estructura política que tenemos en este país da para poco. Los líderes políticos que surgen dan para poco.

Además de en una mayor participación, ¿en qué habría que ahondar para romper con esos hilos que no se rompieron en su día?

-Hay que cambiar el modelo autonómico, hay que adaptarlo de otra manera. Ir hacia un modelo federal. Hay muchas voces que dicen que no hay diferencia entre la profundidad del sistema autonómico actual y el sistema federal pero sí que hay diferencia. Por ejemplo, el concepto de soberanía tiene una función doble en el Estado federal. En un sistema federal, con todos los controles necesarios para aquello que se llama la lealtad constitucional, podría haber una soberanía del Estado español y una soberanía de los estados miembros.

¿Cree que habrá un acuerdo?

-Probablemente, en esos caminos, negociando todo lo que haya que negociar y concretando todas las condiciones para celebrar un referéndum pactado, se puede conseguir. Soy optimista pero sabiendo cuál es la dinámica electoral de este país en el que todavía hay muchos millones de personas que siguen votando a un PP que no ha manifestado su voluntad de cambiar las cosas y lo que hace es estropear el panorama todavía más.

El PP está plagado de corrupción, recorta derechos laborales y sociales, y se sigue votando a esa opción, ¿cree que estamos adormecidos?

-La ampliación de los medios de comunicación, de las redes sociales, todas estas cosas que son cultura de la imagen (cultura del vacío como decía un filósofo), ha generado un individualismo feroz en esta sociedad, sobre todo en la gente joven. Esto desideologiza a la sociedad. El individualismo y el vacío que genera la imagen es terrible y esto no es solo la sociedad española, sino toda la sociedad.

¿Cómo se moviliza a la gente en este contexto de comodidad para la mayoría de la gente?

-Es mucho más difícil de mover a la gente que está acomodada, desde luego. En sectores específicos y de forma aislada se mueve pero por desgracia todavía no hay ningún elemento que agrupe a todos, porque hay muchas luchas por la sanidad, por la educación... Parece que sectorialmente se está trabajando mucho en cambiar las cosas pero no sabemos coordinarnos. Supongo que tienen que llegar las cosas a un límite mayor todavía para empezar a coordinarnos a nivel superior. - E. Urabayen