Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La reforma fiscal que plantea UPN obligaría a recortar 100 millones

La propuesta regionalista beneficia sobre todo a las grandes empresas, que se ahorrarían cerca de 80 millones en impuestos
Supondría renunciar al 35% de los ingresos previstos en Sociedades para 2018

Ibai Fernandez Unai | Beroiz/Javier Bergasa - Domingo, 19 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El portavoz de Economía de UPN, Juan Luis Sánchez de Muniáin, y el presidente del partido regionalista, Javier Esparza, durante la comisión parlamentaria el pasado viernes.

El portavoz de Economía de UPN, Juan Luis Sánchez de Muniáin, y el presidente del partido regionalista, Javier Esparza, durante la comisión parlamentaria el pasado viernes. (UNAI BEROIZ/JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

El portavoz de Economía de UPN, Juan Luis Sánchez de Muniáin, y el presidente del partido regionalista, Javier Esparza, durante la comisión parlamentaria el pasado viernes.

Pamplona- La bajada de impuestos que UPN ha presentado como alternativa fiscal a la del Gobierno de Navarra obligaría a recortar cerca 100 millones del presupuesto del próximo año. El equivalente a todo el gasto en renta garantizada (94 millones), la suma de lo destinado a la UPNA (56 millones) y al plan de empleo (46 millones), dos veces el presupuesto de la Policía Foral (55 millones) o diez veces el complemento para equiparar las pensiones mínimas al SMI (10 millones).

Así lo ha estimado la Hacienda Foral, que cifra en 80 millones la merma en la recaudación solo en el Impuesto de Sociedades, el que graba los beneficios de las empresas, y que sería el principal bonificado por la propuesta de UPN de fijar un tipo único de tributación al 19% sobre los beneficios empresariales. Algo que favorece sobre todo a compañías que facturan más de diez millones de euros al año, y que en la actualidad tienen un tipo del 28%. El ahorro en cambio sería menor para las empresas medianas (las que facturan entre uno y diez millones), que tienen un tipo del 23%, e inexistente para las pequeñas, que ya pagan el 19% de sus beneficios. De esta forma, Navarra perdería el 35% de los 225 millones que la Hacienda Foral prevé recaudar el próximo año por todos los beneficios de las empresas que tributan en Navarra.

La medida planteada por UPN aumentaría así el desequilibrio de la presión fiscal entre las rentas del trabajo y los beneficios empresariales, que tributan hoy un 62% menos que antes de la crisis. Los 225 millones estimados para el próximo año son apenas nueve millones más que el año pasado, y unos 30 millones por encima (un 15%) de la recaudación de 2013. Un crecimiento que queda muy lejos de los 593 millones que las empresas pagaron en 2007. Por contra, la recaudación por IRPF ha aumentado un 28% desde 2010, tanto por la mejoría del empleo como por los cambios tributarios aplicados en estos años.

El objetivo de la medida, apuntan los regionalistas, es hacer de Navarra “más competitiva” para la inversión de empresas, dado que el tipo en el Estado es del 25%. Sin embargo, las grandes empresas generalmente acaban pagando menos gracias a las distintas deducciones y a una ingeniería fiscal que las compañías de mayor volumen pueden gestionar sin problemas. Resulta cuestionable por lo tanto que las medidas planteadas vaya hacer que alguna empresa cambie su domicilio fiscal o que sirvan para revitalizar la economía lo suficiente como para compensar la caída en la recaudación.

Sistema menos progresivoAl margen de la propuesta para las empresas, UPN también plantea rebajas fiscales en otros impuestos con una afección directa en los presupuestos cercana a los 20 millones. Los regionalistas proponen por ejemplo bajar la recaudación por la tributación de los bienes empresariales (4 millones) y del IRPF (4 millones) con nuevas deducciones que se aplicarían de igual forma a las rentas bajas y altas. También pagarían menos impuestos las rentas con gran capacidad de ahorro que inviertan entre 8.000 y 12.500 euros en un plan de pensiones, lo que supondría cinco millones menos de recaudación en el conjunto del año. De esta forma, las medidas no solo afectarían a la recaudación -con la consiguiente necesidad de ajustar el presupuesto para cumplir el déficit-, sino que además restarían progresividad al sistema tributario, pensando para que pague más quien más tiene.

Se trata en cualquier caso de un ejercicio teórico dado que UPN no cuenta con mayoría parlamentaria para sacar adelante sus propuestas, por lo que quedan reducidas a un mero guiño electoral para una parte de la población. Los regionalistas argumentan además que las medidas servirán para generar actividad económica y así “recaudar más”. Un argumento con el que evitan detallar qué partidas concretas se verían afectadas por la menor recaudación en un presupuesto que prácticamente en un 80% es gasto fijo estructural y, por lo tanto, no se puede tocar.

La experiencia no obstante evidencia que siempre que se han bajado los impuestos se ha resentido la recaudación. Sin ir más lejos, última rebaja fiscal aprobaba el PP en 2014 supuso una disminución de ingresos de 12.473 millones, según la estimación de la propia Agencia Tributaria. Una merma mayor incluso de lo estimado inicialmente, hasta el punto de que el ministro Montoro, que ya subió el IVA y el IRPF en 2011, tuvo que recuperar a finales de 2016 el sistema de pagos por adelantado de las empresas para poder cumplir con el déficit.