Sus propios antepasados

Por Tomás de la Ossa - Lunes, 20 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Cuentan que en la corte de Napoleón varios nobles presumieron de su rancio abolengo y un mariscal de orígenes humildes les replicó, no sin orgullo: “Pues yo soy mi propio antepasado...”. En el deporte español vemos figuras que nos hacen acordarnos de él. Porque si Nadal es el último relevista de muchos grandes tenistas, y lo mismo vale para los Gasol y el baloncesto, o para Márquez y el motociclismo, hay otros que son, sin duda, sus propios antepasados. Como Alonso, Carolina Marín... o Javier Fernández, patinador artístico sobre hielo. Dos Mundiales y cinco Europeos en un deporte con una veintena de pistas en toda España (en EEUU hay 1.900) y 300 federados (en Francia hay 15.000). Lo suyo no son éxitos, son milagros. Pero así como otros pioneros -Seve, Santana, Nieto...- crearon escuela, nos da que el sucesor de Fernández, si algún día llega, lo habrá tenido que hacer partiendo también de cero. Como el mariscal de la anécdota.