Eunate Arraiza jugadora de fútbol

“He tenido que pelear mucho, todo ha sido fruto del trabajo y el esfuerzo. Al final, llegan las recompensas”

Una entrevista de Mikel Pérez Fotografía Iban Aguinaga - Lunes, 20 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Eunate Arraiza, posando en el colegio La Presentación.

Eunate Arraiza, posando en el colegio La Presentación.

Galería Noticia

Eunate Arraiza, posando en el colegio La Presentación.

las claves

PAMPLONA- Eunate Arraiza Otazu (Biurrun, 3 de junio de 1991) es una futbolista profesional que, tras jugar toda su infancia en el Lagunak, actualmente milita en las filas del Athletic Club. Hace un mes debutó con la selección española y cuajó una gran actuación, logro que le ha servido para ganarse otra nueva convocatoria.

¿De quién fue la decisión de empezar a jugar a fútbol en un equipo?

-Desde pequeña siempre me ha gustado el fútbol, llevaba el balón a todos los lados. Yo jugaba por jugar. Una chica del pueblo de al lado le dijo a mis padres si quería probar a jugar en Barañáin y así empezó todo.

Comenzó su carrera en Barañáin y ha acabado jugando en Primera División con el Athletic.

-Empecé en un equipo de fútbol sala en Barañáin. Fui poco a poco subiendo de categorías hasta llegar a fútbol 11 con Lagunak. A los 20 años vino a verme el entrenador del Athletic y me dijo que querían ficharme.

¿Le han puesto alguna vez alguna pega en algún equipo por su sordera?

-Nunca me han puesto ninguna. Siempre me han tratado fenomenal en todos los clubes. Mi ilusión era jugar al fútbol con mis amigas y pasármelo bien. Nunca he tenido ninguna pega la verdad.

¿Qué dificultades tiene a la hora de jugar en el campo?

-Antes del partido siempre avisamos a las árbitras para que estén atentas. No he tenido nunca ningún problema dentro del campo, me defiendo bien. Lo único a la hora de jugar, si mis compañeras hablan a las espaldas, no les oigo bien, tienen que hablarme de cara. Les oigo hablar pero no capto bien el mensaje.

¿Cómo fue el paso de Lagunak al Athletic?

-Hasta los 20 años estuve en el Lagunak. Mi único objetivo era disfrutar jugando y no pensaba en nada más. Nuestro objetivo era la salvación y todo el año estábamos centradas en eso. Cuando llegué al Athletic el objetivo era ganar La Liga y pelear por la Champions, fue un cambio de presión brutal.

¿Qué sintió cuando se lo comunicaron?

-Cuando me lo dijeron no me lo esperaba, una sorpresa y una alegría, tenía que aprovechar la oportunidad como fuera. Es un paso más hacia adelante en tu carrera. Pensaba al máximo en aprovechar la oportunidad, si no salía bien pues ya volvería. Nunca hay que dejar pasar esas oportunidades.

El Athletic es uno de los equipos de referencia en el fútbol femenino. ¿Pensaba en algún momento en jugar en sus filas?

-El Athletic siempre ha sido un equipo muy importante. Siempre luchando por títulos, jugando Champions. Siempre sueñas con jugar en este tipo de clubes.

¿Notó mucho cambio de jugar en un equipo como Lagunak a hacerlo en el Athletic?

-Es un cambio inmenso, en cuanto entrenamientos y a partidos, es mucha mas tensión. Tienes la presión de luchar por La Liga. Es una presión diferente, en Lagunak obviamente también teníamos mucha presión, luchábamos por no descender. Son dos equipos totalmente diferentes, ahora lo veo más como un trabajo.

¿El nivel de juego es muy diferente?

-El nivel de juego también se nota mucho. Es diferente juego. Es mucho más exigente en cuanto a los entrenamientos. Tienes la exigencia de ser las mejores.

¿En qué profesionales se fija a la hora de jugar?

-Me gusta mucho Messi, pero es de otro planeta. Fijarme me fijo mucho en Jordi Alba. Y de jugadoras siempre he tenido mucha admiración por Irene Paredes.

¿Cuál era su sueño cuando empezó a jugar a fútbol?

-Cuando empecé mi sueño era ganar una Liga y jugar en Primera División. Al principio cuando empecé a jugar en Lagunak mi objetivo era la permanencia, no pensaba más allá de eso. Pero conforme va pasando el tiempo vas creciendo, te planteas otros retos.

¿Se imaginaba jugar algún día en la selección?

-Nunca me imaginé que me llamaría la selección. Cuando me llamaron fue una sorpresa, me emocioné mucho, es un premio a toda una vida de sacrificio y esfuerzo. Jugar un Mundial sería lo máximo.

¿Cuál es su mejor y peor momento en su carrera?

-Me quedaría con dos, ganar La Liga con el Athletic y la llamada de la selección. El peor, perder la final de la Copa de la Reina en Ceuta.

¿Fue muy difícil abandonar su pueblo e ir a una ciudad como Bilbao?

-Fue muy duro, no fue nada fácil, yo soy muy casera, siempre aprovecho para ir a Biurrun a desconectar y estar con mi gente. El cambio fue muy grande, aún lo echo de menos.

¿Se ha planteado volver alguna vez a jugar a Navarra?

-Me gustaría jugar en Navarra algún día. Pero no me lo planteo ahora mismo, la verdad.

¿Cómo ve su futuro después del fútbol?

-Siempre he querido trabajar en casa, en el campo. En mi pueblo nos hemos dedicado siempre a eso y me encantaría poder seguir con la tradición.

¿Cómo ve hoy en día el futuro del fútbol femenino?

-A nivel de juego hay mucha competencia, hay mucho nivel. A nivel social creo que se ha avanzado bastante pero aún hay que luchar mucho.

¿Cómo ve la situación de los equipos femeninos en Navarra?

-En Navarra creo que debían haber apostado por un equipo grande, hoy en día tendrían un equipo en Primera. Pero poco a poco están progresando y se están haciendo mejor las cosas.

¿Cree que a una persona como usted, con la sordera, le dan alguna facilidad?

-Siempre he tenido ayuda de la gente que me rodea, pero todo me lo he ganado yo, es muy difícil llegar hasta aquí. Al final todo es fruto del trabajo y el sacrificio, trabajar día a día, nunca dejar de luchar. Es mi objetivo y mi lema.

¿Qué título que no tiene querría conquistar?

-Me gustaría ganar la Copa de la Reina.

Estudia a la vez que juega a fútbol. ¿Cómo lleva compaginar ambas tareas?

-Estudio por las mañanas y entreno por las tardes. Estoy cursando un grado de animaciones físico deportivas. Me apaño bastante bien.

¿Quiénes son las personas mas influyentes en su carrera?

-Mi familia: mi padre, mi madre y mis hermanas. Si estoy aquí también es gracias a ellos.

¿Ha pensado alguna vez en tirar la toalla?

-Nunca se me ha pasado por la cabeza. Siempre he pensado que si no lo podía hacer a la vez que mis compañeras, ya me costaría un poco más pero ya lo lograría. Nunca me he rendido.

¿Qué aspecto que le haya supuesto alguna dificultad cambiaría para futuras generaciones con problemas similares al suyo ?

-Cambiaría cosas en la educación. Hacer ver a la gente como yo que se puede llegar lejos. Hacerles ver que somos todos del mismo mundo, todos somos iguales, todos somos personas. A base de trabajo y esfuerzo se pueden conseguir los objetivos que te propongas.

¿Un consejo que le daría a una persona que tiene un problema semejante al suyo?

-Le diría que disfrute jugando, pero que nunca deje de luchar, en esta vida no hay nada imposible. Con sacrificio se llega lejos.

“El cambio de jugar en el Lagunak a jugar en el Athletic fue inmenso, la presión es mucho mayor”

“Trabajar día a día y nunca dejar de luchar. Es mi objetivo y mi lema en la vida ”

“Cuando empecé a jugar, mi sueño era jugar en primera división y ganar una Liga, y ya lo he conseguido”