Al menos 15 muertos en una estampida en Marruecos

Cinco personas resultaron heridas en la avalancha, que tuvo lugar mientras se repartía ayuda alimentaria

Lunes, 20 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

madrid- Al menos 15 personas murieron y otras cinco resultaron heridas ayer en Marruecos durante una avalancha que tuvo lugar mientras se repartía ayuda alimentaria en la localidad de Sidi Bualem (a 150 kilómetros al oeste de Casablanca), según confirmó el Ministerio del Interior.

Sin embargo, los medios locales elevan a 17 el número de fallecidos y precisan que se trata de 14 mujeres y tres niños. La comida había sido entregada en un primer momento por una organización humanitaria a una asociación local para su distribución, pero fuentes de la cadena de televisión 2m aseguran que no había ningún responsable al cargo durante la entrega.

Entre 600 y 800 personas, la mayoría mujeres, se agolparon ante los puestos de distribución gratuita de alimentos instantes antes de la tragedia, según las fuentes de la cadena de televisión, que indican además que todas las víctimas mortales y las heridas son mujeres. Tres de las cinco heridas fueron atendidas en el centro de salud de Tafetacht. Las otras dos, de carácter más grave, fueron trasladadas al Hospital Universitario de Marrakech.

Tras la tragedia, se ha abierto una investigación judicial bajo la supervisión de la fiscalía para determinar las circunstancias del incidente y establecer las responsabilidades, según el Ministerio. Por su parte, el rey Mohamed VI anunció que se hará cargo personalmente de los gastos de entierro y de la atención sanitaria de los heridos. Además ordenó a las autoridades competentes que tomen todas las medidas necesarias para proporcionar la asistencia y el apoyo necesarios a las familias de las víctimas y los heridos, según informó el Ministerio en un comunicado recogido en la agencia oficial de noticias marroquí MAP.

hace un añoEl accidente sobreviene poco más de un año después de que se produjera otro fatal suceso en la ciudad norteña de Alhucemas, con la muerte de un vendedor de pescado que murió triturado en un camión de basuras cuando trataba de impedir que la policía confiscase su mercancía. Aquella muerte desencadenó decenas de protestas en el Rif, en la que cientos de jóvenes pedían mejoras económicas y sociales para sacar esa región norteña de la pobreza. - Efe