Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
navarra víctimas anónimas en el perdón

Emoción, dignidad y justicia en El Perdón

veinte monolitos ‘visten’ el alto de erreniega en honor a los fusilados y enterrados allí tras el golpe de 1936

Un reportaje de Cristina Jiménez - Fotografía Patxi Cascante - Lunes, 20 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El memorial cuenta con 20 grandes piedras colocadas en forma de espiral abierta, al estilo de un crómlech.

El memorial cuenta con 20 grandes piedras colocadas en forma de espiral abierta, al estilo de un crómlech. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

  • El memorial cuenta con 20 grandes piedras colocadas en forma de espiral abierta, al estilo de un crómlech.
  • Las banderas republicanas decoraron el monte durante la mañana.

El Perdón luce desde ayer un pequeño rincón de memoria y dignidad. Veinte monolitos para recordar a 93 personas de varios pueblos navarros que fueron fusilados y enterrados en este monte durante el franquismo.

Decenas de personas se acercaron al alto de Erreniega para inaugurar el memorial del colectivo Fosas de la Sierra del Perdón. El sol acompañó la cita, que entre banderas republicanas y flores moradas quiso rendir un pequeño homenaje a aquellos asesinados tras el golpe de estado de 1936.

“Aquí es donde se cruzan el viento y las estrellas, las palabras y las promesas y a partir de hoy también el olvido y la memoria”, señaló el colectivo.

El texto leído en el acto recalcaba que han tenido que pasar “ochenta vergonzosos años” para que estas personas “reciban el homenaje que se merecen por defender con su vida los valores e ideales del legítimo gobierno de la república o simplemente por pensar de manera diferente”.

Emoción, apoyo y ganas de luchar. Muchos de los allí presentes no pudieron contener las lágrimas y la presencia de familiares de los homenajeados creó un ambiente de recuerdo y cariño.

Entre ellos, Lourdes Azcárate, nieta de uno de los fusilados, leyó, con la voz temblorosa, una carta que su abuelo escribió desde la cárcel antes de morir. “No lloréis mi muerte, que nada supone una más a las muchas que cometen estos asesinos del trabajador. Cuidad a mis hijos y que aprendan a odiar esto. Tened paciencia y valor”, rezaba el escrito, que creó uno de los momentos más emotivos. Además, Azcárate quiso hacer una mención especial a las mujeres que no fueron fusiladas pero sí víctimas igualmente: “Con miedo y con tristeza pero con una valentía que nada podía detener”.

Los presidentes de los concejos de Undiano y Astráin, Blanca Vázquez e Iñaki Elía también acudieron a la sierra: “Hoy es un día muy importante por poder, al fin, hablar en voz alta y darles el reconocimiento que se merecían”, apuntó Elía. Por su parte, Vázquez señaló la total disponibilidad de los vecinos del concejo para “recordar para siempre a todas estas personas y sus familiares a los que rompieron injustamente la vida”.

Las encargadas de cortar la cinta fueron Carmen Ros, Carmen Larramendi y Aurora Elvira, hijas de tres hombres represaliados por el régimen franquista.

víctimas anónimasEl memorial, con forma de espiral abierta a modo de crómlech, cuenta con 19 grandes piedras, con los nombres de cada pueblo navarro con vecinos que fueron asesinados en esta sierra. La última piedra, ubicada en el centro de la obra, no tiene ningún nombre y es en honor a todas aquellas víctimas que no pudieron y no pueden ser identificadas. “Trabajar estas piedras, por su significado, a mí me sale de las entrañas”, aseguró el escultor Pello Iraizoz.

Fermín Valencia y su guitarra entonaron Alto de Loiti, que emocionó a varios de los asistentes. Además, dos dantzaris interpretaron un aurresku y se realizó una ofrenda floral como gesto de homenaje. Los nombres de las 93 personas fueron leídos por dos alumnos del instituto de Iturrama aunque desde el colectivo organizador quisieron recordar que “todavía queda mucho trabajo por hacer y seguramente el número de personas sea mayor”.

El resto de la jornada también tuvo presente la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación. Así, después de la inauguración del memorial, Undiano acogió una comida popular en la que se generó un espacio de conversación en el que los asistentes pudieron relatar sus experiencias.

Una cita por y para el recuerdo en la que los organizadores quisieron dejar claro un mensaje: pasen los años que pasen, el Perdón no perdona.

Herramientas de Contenido