“No hay mejor afición que la mía”

El de Amezketa agradeció el apoyo de sus seguidores

Martes, 21 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

amezketa- Amezketa estaba ayer de resaca. A la entrada de esta localidad todavía había colgaba una pancarta en apoyo de Jokin Altuna. El vencedor del Cuatro y Medio compareció ante los medios de comunicación en la plaza dedicada a Fernando Amezketarra. El nuevo campeón recibió antes la enhorabuena de algunos de los vecinos que no habían podido felicitarle aún mientras, en el frontón, unos chavales jugaban a pelota.

Altuna traía consigo una txapela que el domingo se probó “un montón de gente. Anduvo de un lado para otro. Me tocó sacarme bastantes fotos, y eso es buena señal”.

El campeón celebró su victoria como merecía la ocasión en una sidrería de Abaltzisketa: “El año pasado -tras perder la final ante Bengoetxea-, tuve que hablar al entrar y les dije que tenía pena por no haber ganado la final. Esta vez estuve más tranquilo y a gusto”. “Cuando pierdes, tu entorno también está un poco más apagado. Esta vez hubo mucho barullo. Hubo una gran fiesta y estoy muy agradecido. Fue mucha gente, y no solo de Amezketa”.

Altuna reconoció que se conmovió en la celebración. “Al llegar, tenían preparados un par de bertsos y me los cantaron. Cuando entré había un montón de gente y me emocioné bastante”. El campeón confiesa que prolongó los festejos hasta muy tarde y que volvió a casa tras haber desayunado: “Aunque me he despertado con un poco de dolor de cabeza, he tenido buenas sensaciones”.

El pelotari de Aspe reconoció haber recibido “una barbaridad” de llamadas y de mensajes en estas últimas 24 horas y lamentó haber podido responder a todas como le hubiera gustado.

El amezketarra se mostró feliz por haber podido brindar este éxito a sus seguidores: “Se merecían una txapela así, porque es una gran afición, y estoy muy contento por poder dedicársela”.

Altuna asegura haber sentido “mucho” el apoyo de los suyos: “El jueves de la elección ya había cuatro pancartas en todo el pueblo, al principio y final de la calle. Cuando salí para ir a la final, había 60-50 personas delante de casa con una gran pancarta. Fue un gran apoyo, y eso te llena de fuerza y te motiva”.

En el frontón también se dejaron notar sus seguidores: “Yo creo que la mayoría la gente iba conmigo. Que la final fuera en Bizkaia y, aún así, que hubiera ido tanta gente de aquí... Si la final hubiera sido aquí, no creo que hubiera ido mucha más gente. Fue un montón de público de Amezketa, y también de otros pueblos. También hay que alabar a la afición de Urrutikoetxea, que estuve muy bien. Pero siempre digo que no tengo dudas en eso, que no hay mejor afición que la mía”.

Una de las mayores alegrías que esta txapela ha dado al campeón ha sido “ver disfrutar a la gente que siempre” estuvo con él “en los momentos buenos y en los malos. Es lo más bonito que le puede pasar a un pelotari: obtener un logro así y ver que la gente que está a tu lado y que te quiere esté feliz”.

El campeón de Amezketa se acordó en la dedicatoria de su botillero Ekaitz Saralegi, del técnico de Aspe Jokin Etxaniz y de su compañero Erik Jaka: “Con Erik últimamente estoy todos los días. Tengo muy buena relación con él y me está ayudando mucho. Al final, aunque tenga partido de parejas se entrena conmigo en cuatro y medio, hacemos el trabajo físico juntos, te apoya...”.

Asimismo, el vencedor también destacó la “confianza” que le transmitió Saralegi en el último receso.

Los homenajes a Altuna no acabaron el domingo. El pelotari, seguidor del Athletic, realizará el mes que viene el saque de honor de un partido en San Mamés. - I.A.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »