Castiga a su hijo, que fue expulsado del colegio, con ayudar gratis a sus vecinos

Martes, 21 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 10:27h

Imagen de recurso de un barrio.

Imagen de recurso de un barrio. (PIXABAY)

Galería Noticia

Imagen de recurso de un barrio.

EEUU.-Demetris Payne es una mujer de Luisiana (EEUU) que ha impuesto a su hijo de 13 años un castigo que se ha hecho viral. Todo comenzó cuando la mujer vio que tenía una llamada perdida en el móvil del colegio de su hijo. Tuvo una corazonada y sabía que algo malo había hecho, por lo que llamó a la escuela para preguntar qué ocurría. Los profesores le explicaron que el niño había sido expulsado de la escuela durante tres días por contestar a un profesor, por lo que tenía que ir a recogerlo para llevarlo a casa. En cuanto llegaron a su casa, Payne le quitó su móvil y los videojuegos y lo dejó con su abuelo, de 70 años, que vive con ellos. "Cuando llegué a casa del trabajo estaba comiendo fresas y divirtiéndose con mi padre", explica Payne a CBS News. Era como unas vacaciones, por lo que decidió que tenía que hacer algo más para disciplinar al niño. Por ello, la madre le dio al joven un rastrillo y le pidió que comenzara a limpiar el patio. Cuando terminó, ella le dijo que iba a ofrecer sus servicios de cuidado de césped sin remuneración a las personas necesitadas mientras estuviera expulsado. "Él no me creyó, a veces soy demasiado suave", asegura Payne, que puso una foto de Jadarien en Facebook junto a un texto que explicaba que el niño había sido expulsado de la escuela y que ofrecía un "servicio de limpieza de jardín gratuito", que además incluía recogida de basura y lavado de coche. En cuestión de horas Payne recibió varias solicitudes, por lo que llevó a Jadarien de casa en casa y se quedó junto al coche mientras le veía trabajar. Jadarien finalmente limpió los jardines de ocho casas y cuando terminó Payne lo llevó a la biblioteca, donde pasó el resto del día leyendo y completando sus tareas. "Le expliqué que estas tareas no era para castigar, sino para darle una lección y enseñarle qué es la disciplina", asegura la madre, que añade que "no importa si el profesor tiene o no razón, siempre hay que respetar a los adultos".