La plaga que devora nuestra historia

Cristina Castro - Martes, 21 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La crisis catalana lleva meses ocupando portadas y abriendo informativos. A pesar de que se trata de un tema de vital importancia, está causando varios perjuicios a nuestra sociedad, entre ellos eclipsar otras noticias relevantes que, con la crisis de estado, se vieron silenciadas. Entre estas noticias se encuentra la operación Alfa Ibero, llevada a cabo por la Guardia Civil este mismo mes en Jaén para atrapar a varios expoliadores que intentaban lucrarse gracias al contrabando de piezas pre-románicas de alto valor histórico. Es la segunda vez en este mes que se cometen crímenes contra el patrimonio histórico de nuestro país, y cuanto más empeora la situación económica de las familias, más gente se involucra con el contrabando de piezas arqueológicas para ganar dinero, causando daños irreparables a nuestra cultura. Este hecho se ve empeorado con la situación del sector de la arqueología, que desde los inicios de la crisis ve radicalmente menguada su actividad viéndose obligados a abandonar yacimientos en los que trabajaban, dejándolos desprotegidos. Sabemos quienes somos hoy porque recordamos lo que fuimos ayer, protejamos la arqueología, pues los pueblos que olvidan su pasado desaparecen.