Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

25 de noviembre

Por Carmen Rubalcaba - Martes, 21 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, tiene su origen en Latinoamérica en honor a tres hermanas asesinadas por el dictador Rafael Leónidas Trujillo en 1960. En 1999, la ONU se sumó a ésta jornada reivindicativa y desde entonces y cada vez en mayor número, las mujeres salimos a la calle en una red de sonoridad que crece día a día. Organizamos charlas, debates, cursos, y colaboramos en creación y mejora de leyes y pacto de Estado. No olvidemos que no sólo estamos en la protesta, también en la propuesta.

Pero los datos nos golpean duramente. Con la última actualización al 12 de noviembre contamos 90 feminicidios y otros asesinatos de mujeres incluyendo el asesinato de la niña de dos años a manos de su padre.

En Navarra, las denuncias presentadas por violencia de género sufrieron un incremento del 65% en el segundo trimestre en comparación con el 2016, y si estos datos no dejan de ser dramáticos, recibimos asombradas, según un estudio de la FAD, la noticia de que uno de cada cuatro jóvenes ve normal la violencia de género en la pareja. No olvidemos otras formas de violencia como la económica. En los últimos años la pobreza tiene nombre de mujer, con la precariedad laboral, la brecha salarial que en Navarra es la tercera comunidad con la mayor brecha, teniendo una tasa de paro que duplica la masculina. El recorte en ayudas a la dependencia, las mujeres nos vemos obligadas a realizar el trabajo de cuidados y como bien sabemos debido a la división sexual del trabajo, somos las mujeres las encargadas de cuidar, trabajo desvalorizado y que nos empobrece cada día más.

Con estos datos en la mano, llega la pregunta que nos hacemos en las asociaciones de mujeres, feministas, trabajadoras en el ámbito de la Igualdad y todas las que estamos en la lucha, las que salimos a la calle y gritamos: “Ni una menos”. ¿De qué forma podemos llegar a esa otra mitad de la población? Esa mitad que ejerce la violencia contra las mujeres, que forma parte de la construcción social de la masculinidad y del sistema que la sostiene, el patriarcado.

El empoderamiento ha sido clave, el feminismo ha demostrado que “lo privado es político”, reivindica una sociedad más justa y más igualitaria. Pero no es suficiente. Si no contamos con los hombres, no vamos a erradicar la violencia contra las mujeres.

Termino citando a Amelia Valcárcel, que recientemente en una publicación escribía: ”Estamos mal si nos han acostumbrado a vivir con esto”.La autora es Coordinadora del Área de Mujer e Igualdad de IU y Concejala y Presidenta del Área de Igualdad de Zizur Mayor