Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Puigdemont debe acatar el 155 si quiere cobrar la pensión

Montoro dicta una instrucción para evitar que el president reciba los 112.000 euros que le corresponderían

Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha dictado una instrucción por la cual pide que se le informe en el plazo de diez días hábiles si el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha solicitado acogerse al Estatuto de expresidentes de la Generalitat y cobrar así la pensión que le correspondería, que estaría en torno a los 112.000 euros.

Dicha solicitud equivaldría a acatar de manera implícita la aplicación del artículo 155 de la Constitución que, entre otras medidas, incluye su propio cese, así como el del resto del Gobierno catalán. Si Puigdemont se acogiera al Estatuto de expresidentes estaría reconociendo que no es el “presidente legítimo” de la Generalitat como se ha definido a sí mismo y admitiría que su estatus ha pasado a ser el de expresidente. La instrucción fue dictada el pasado 16 de noviembre por Cristóbal Montoro, como titular del departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda de la Generalitat de Catalunya.

La Ley del Estatuto de los expresidentes, que impulsó en su día el expresidente Jordi Pujol, prevé que Puigdemont pueda cobrar una asignación correspondiente al 80% del salario que estaba cobrando como presidente. Pero no lo recibe de forma automática, sino que tiene que solicitarlo por los cauces oficiales que le ha indicado ahora Cristóbal Montoro, que será quien decida si autoriza el pago o no de la citada pensión.

El primer artículo de la normativa catalana en materia de exmandatarios señala que los expresidentes de la Generalitat “disfrutan, a partir de su cese, del reconocimiento, atención y apoyo debidos, de acuerdo con las funciones y responsabilidades ejercidas”. Esta norma fue modificada en 2015 con el objetivo de que el Parlamento catalán pudiera revocar derechos si han dejado de ser “honorables”, a raíz de los casos de presunta corrupción que afectaron a Pujol.

En el caso de Puigdemont, su sueldo público como presidente de la Generalitat ascendía a unos 140.000 euros brutos, por lo que en caso de que solicitarlo y ser aceptado podría tener derecho a percibir una asignación aproximada de 112.000 euros anuales, algo más de 9.000 euros brutos al mes. - D.N.

Herramientas de Contenido