Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Las fuerzas del cambio creen que Bardenas refleja “el modelo de gestión de UPN”

El cuatripartito ve similitudes entre “el modelo de funcionamiento de la Junta y el de Caja Navarra”

Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

“El caso se puede resumir en sobresueldos, nepotismo, despilfarro y falta de control” “Refleja el uso y abuso de los chiringuitos;es una nueva página de las crónicas del régimen” “La Junta podría haber visitado alguna de las 47 reservas de la biosfera que hay en España” “En 2011, en lo peor de la crisis económica, se produjeron los mayores derroches”

PAMPLONA- Para las fuerzas del cambio, el informe de Comptos no ha venido sino a confirmar el runrún que existía desde hace años. Y es que los gastos de la Junta de Bardenas responden “a un modelo de gestión de UPN basado en el chiringuito de la opacidad, donde falta la transparencia, se gasta con despilfarro y siempre beneficia a un número reducido de personas”, tal y como resumió la parlamentaria Arantxa Izurdiaga (EH Bildu), quien fue la primera en intervenir en la mañana de ayer. Un modelo que a la portavoz soberanista recordó “al de Caja Navarra, donde también existían sobresueldos y viajes desmesurados”, y que casualmente fue a menos a partir de 2013, coincidiendo con las imputaciones de Miguel Sanz, Enrique Goñi y Álvaro Miranda y cuando las noticias sobre las dietas de Caja Navarra convulsionaron a la opinión pública foral.

arantxa izurdiaga

Parlamentaria de EH Bildu

unai hualde

Parlamentario de Geroa Bai

rubén velasco

Parlamentario de Podemos

marisa de simón

Parlamentaria de I-E

Izurdiaga resumió la gestión de la Junta en “sobresueldos, nepotismo, despilfarro y falta de control”. Consideró que lo más correcto es referirse a los 560.000 euros en dietas como “sobresueldos”, ya que éstos eran compatibles con otras retribuciones y no existía ningún control. Además, Izurdiaga denunció que el 78% de esta cantidad recayese en apenas cinco beneficiarios, que cobraron en base a sesiones de trabajo que no siempre fueron justificadas. El otro gran bloque de gastos que comentó Izurdiaga fue el referido a los viajes. La parlamentaria de EH Bildu dudó si “visitar glaciares o cataratas” es lo más adecuado teniendo en cuenta que las Bardenas son “un desierto”, y reprochó que en los casos de Egipto (costó 64.800 euros en 2006) y Senegal (72.000 € en 2008) la comitiva de la Junta ascendiese hasta la treintena de invitados. “No ha quedado claro por qué se invitó a tantas personas, en concepto de qué, ni tampoco los objetivos del viaje”, puntualizó, e ilustró con un ejemplo: “En el viaje a Egipto se dice que uno de los objetivos es facilitar un acercamiento global a la situación del país. Es un objetivo muy loable, pero que no forma parte de las competencias de Bardenas”. Por esta razón, calificó los viajes de “puramente recreativos”.

el año de la “fiestuqui”Unai Hualde, de Geroa Bai, también fue duro en sus valoraciones: “Junto con la Can, esto refleja el uso y abuso de los chiringuitos, y la gestión de este negocio es una de las páginas de las crónicas del régimen”. Hualde consideró que el funcionamiento de la Junta refleja “cómo se hacían las cosas antes”, cuando “algunos estaban instalados en el abuso, el despilfarro y el manejo de las instituciones como si fuesen un cortijo”. Por eso, dijo que “no todo es el cumplimiento de la legalidad”, y exigió que también debe gestionarse “con ética”. Precisamente, lo que consideró que faltó en 2011, “el año de la fiestuqui”, con más de 100.000 euros en dietas.

Rubén Velasco, de Podemos, puso encima de la mesa el sentido común que faltó en la Junta. “Se podría haber visitado alguna de las 47 reservas de la biosfera que hay en España” o, ironizó, “a alguna zona de guerra para que viesen el efecto que tienen las bombas que se tiran en Bardenas”. Por último, Marisa de Simón (I-E) quiso dejar las consideraciones al margen y constató, como Comptos, que los viajes “no tuvieron repercusión en el parque”, al mismo tiempo que afeó que en 2011, “en plena crisis, se produjeron los mayores derroches”. - A.I.R.

Herramientas de Contenido