Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los policías deducen de los vídeos que los acusados “humillan y vejan” a la víctima

 - Los investigadores afirman que la joven no interactúa en las imágenes grabadas y que su posición es neutra y pasiva

Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Acceso a dependencias judiciales del furgón donde se encuentran los cinco sevillanos acusados

Acceso a dependencias judiciales del furgón donde se encuentran los cinco sevillanos acusados (EFE)

Galería Noticia

Acceso a dependencias judiciales del furgón donde se encuentran los cinco sevillanos acusados

pamplona. La interpretación que dos agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Policía Foral realizan de los siete vídeos que grabaron los acusados de la violación generó ayer un amplio repertorio de cuestiones por parte de las defensas, soliviantadas porque a su entender los agentes proyectan unas conclusiones sobre las imágenes en las que no son objetivos. Así, tal y como explican en su informe y ratificaron ayer en gran parte en el juicio, del mismo modo que los agentes observan una conducta en las grabaciones propia de una agresión sexual -con una víctima que está callada, que adopta un rol pasivo y neutro, que apenas se mueve, mantiene los ojos cerrados y de emitir algún sonido este es de dolor, para concluir que no existe ningún tipo de interactuación entre la víctima y los agresores denunciados-, los abogados defensores entienden que de esos 96 segundos grabados en siete vídeos de móvil no se pueden extraer dichas conclusiones sobre el comportamiento de los procesados y de la denunciante. Por ejemplo, los letrados rebatieron la consideración de gemidos de dolor que hicieron los agentes sobre el audio y les preguntaron si no podrían corresponder a síntomas de placer.

Asimismo, los policías destacaron la ausencia de movimientos de la víctima y que en casi todas las escenas capturadas presenta una misma posición -de sumisión y en plano inferior al de los encausados-, mientras que las defensas les señalaron si no era cierto que en varios de los vídeos la posición de la joven va modificándose. Los investigadores entienden que de haberse producido dicha variación corporal se puede deber a la que la joven es movida con intención por los acusados para satisfacer sus deseos.

Los policías, que comenzaron a elaborar el informe el 10 de agosto de 2016 y lo concluyeron el 4 de octubre, no habían tenido nunca entre manos un caso como este, en el que un delito de agresión sexual haya sido grabado y, por lo tanto, se puedan analizar las pruebas videográficas del mismo. Para reforzar dicho análisis, los agentes añadieron ayer en la vista que en alguna de las imágenes aprecian también ciertas risas de los acusados y que las mismas podrían indicar una cierta humillación a la víctima. El magistrado Ricardo González quiso incidir en este punto y le preguntó a los agentes que, a la vista de que esa humillación que no había sido expuesta en el informe que elaboraron, ratificaban ahora que de las imágenes sí se podía interpretar esa sensación de mofa. “Me ratifico que la risa era vejatoria y humillante para la víctima”, concluyó uno de los policías forales.

También las defensas cuestionaron a los policías si ciertos movimientos que realizaba la víctima y que ellos interpretaban como instintivos no podían entenderse como de consentimiento. Los investigadores indicaron que solo en una escena se apreciaba “cierta iniciativa” de ella, “no pudiendo precisar si obedece más bien a una reacción instintiva u automática que a un acto consciente y deliberado”. Ayer añadieron que dicho acto reflejo puede deberse también a que la víctima pierda en algún momento el equilibrio.

DURACIONES Y SALTOS DE TIEMPOSeis de los vídeos fueron extraídos del teléfono móvil del guardia civil acusado, Antonio Guerrero, y otro, el más largo, de 39 segundos, fue sacado del smartphone del militar procesado, Alfonso Cabezuelo, que nunca lo borró sino que se tardó en localizar por carecer de software propio para su móvil y porque se demoró el análisis al pasar la investigación de la Policía Municipal a la Foral.

Los vídeos comienzan a las 3:11:51 horas del 7 de julio de 2016 (6 segundos de duración) y los siguientes se registran a las 3:12:06 (22 segundos);3:12:54 (10 segundos);3:13:34 (14 segundos);3:15:00 (39 segundos);3:20:55 (3 segundos) y a las 3:21:01 (2 segundos). Hay un tiempo mínimo de permanencia en el portal de 14 minutos y 52 segundos, aunque los tiempos de grabación de los vídeos son casi correlativos, sin grandes saltos de tiempo, aunque entre el quinto y el sexto hay una diferencia de 4 minutos y 44 segundos. También hay cinco minutos de diferencia entre la conclusión del último vídeo y la toma de dos fotografías del acusado Prenda con la víctima. - E.C.

la prueba capital se proyectó en la sala

4 horas de visionado de los vídeos

Análisis en profundidad. Un toma y daca sin respiro. Los policías forales defendieron su extenso informe de 465 folios -cuyo nudo versa sobre los siete vídeos que grabaron los acusados- ante la insistencia de las defensas en rebatirles y lo hicieron durante casi cuatro horas -con un receso- y con las imágenes proyectadas en una pantalla de televisión. En cada vídeo, algunos vistos 4 y 5 veces, expusieron los datos del archivo (duración, hora en que se grabó...), la identificación de las personas, del lugar de los hechos y ubicación de los implicados, la descripción de acciones de cada investigado y el sonido del vídeo estudiado.