Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

María Solana: "El retraso de la OPE de maestros a 2019 es una medida poco habitual pero justificada"

La consejera de Educación afirma que con la lista única "nadie adquiriría una plaza por el hecho de tener euskera que no le corresponda"

EP - Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 13:39h

La consejera de Educación y portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, en los pasillos del Parlamento.

La consejera de Educación y portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, en los pasillos del Parlamento. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

  • La consejera de Educación y portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, en los pasillos del Parlamento.

PAMPLONA. La consejera de Educación y portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, ha explicado que la decisión de retrasar las oposiciones de Educación a 2019 es "poco común pero está justificada" y ha argumentado que "era la mejor solución para la administración y sobre todo para el interés general que es el de no perder las 73 plazas de infantil y primaria".

En este sentido, Solana ha señalado este miércoles en la rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno que se trata de "una OPE que viene de 2015, que no se pudo llevar a oposición porque se hizo mal por parte del anterior gobierno, y dejó 73 plazas en el aire". La consejera ha asegurado que "este gobierno ha conseguido rescatarlas y no estaba dispuesto a que se perdieran".

Por ello, ha comentado que "se puede, haciendo la convocatoria de oposición antes del 16 de abril de 2018, que es cuando caducaría la vigencia de la OPE de 2015, se puede convocar ahí y la fecha de examen pasarla a junio de 2019".

Asimismo, Solana ha señalado que la norma "obliga a que cuando haces una convocatoria el examen no puede ser antes de transcurridos dos meses, pero es verdad que no hemos encontrado norma ninguna en la que se especifique cuál a de ser el plazo máximo para hacer el examen correspondiente".

Por ello, ha concluido que "entendiendo esto y que hay justificaciones, como la complejidad de convocar oposiciones a la par de dos cuerpos distintos, complicaciones como el no ir armonizados con comunidades del Estado y otro tipo, hemos tomado esta decisión".

Igualmente, ante la posibilidad de añadir más plazas a esa convocatoria, la consejera de Educación ha afirmado que "sería otra convocatoria complementaria".

"No habría dificultad para sumar a esas 73, las plazas que consideremos oportuno", ha señalado. Posteriormente, ha explicado que "serían plazas derivadas por un lado de la propia tasa de reposición ordinaria del próximo año y, por otro lado, serían las plazas que decidamos derivar a ese cuerpo y en su caso al resto de especialidades de infantil y primaria, que coincidirían la convocatoria derivadas de la tasa extraordinaria que hemos venido exponiendo".

Del mismo modo, Solana ha confirmado que "el Estado está trabajando con el fin de ayudar a la estabilización del empleo público y esa tasa de estabilización que nos permitiría en el caso de Educación un total de 1.141 plazas a repartir entre distintos cuerpos y distintas convocatorias con una vigencia de tres años"

Por otro lado, Solana ha sido preguntada en la rueda de prensa por las críticas de Izquierda-Ezkerra, que ve "oscurantismo" en relación con la lista única. Ante esto, la consejera ha asegurado que han sido "claros y concisos en cuál tiene que ser los pasos a dar o el procedimiento a realizar". "No entiendo qué más cuestiones parece que queden a falta de ser aclaradas", ha afirmado.

"Pensamos que lo planteado es lo necesario para poder abordar el paso de dos listas, de listas segregadas castellano y euskera, a una única lista", ha comentado. "Hicimos una exposición de cómo habría que proceder normativamente y qué modificaciones habría que hacer tanto en la Orden Foral 55/2016 como en el Decreto Foral que rige el acceso a la función pública", ha explicado Solana.

Igualmente ha explicado que ya se "ha hablado de cómo se procedería técnicamente". "Se requeriría que el opositor que únicamente es castellanohablante y el que es castellanohablante y además vascohablante concurrirían a su especialidad, se examinarían ante el mismo tribunal, harían el mismo examen y posteriormente resultaría la nota", ha señalado.

"Después a la hora de asignar las plazas habría evidentemente que asignarlas a aquellos que tienen el perfil que la plaza requiere, en ningún caso nadie adquiriría una plaza por el hecho de tener euskera que no le corresponda si está en un posición mas retrasada de la lista de aprobados", ha concluido Solana.

Herramientas de Contenido