Finaliza la urbanización de Iturrama Nuevo, con 2,5 millones de inversión

Incluye la creación de la plaza Leonor de Trastámara, de 10.000 m2, una nueva calle peatonal y la ampliación de Monasterio de Urdax - Los trabajos han permitido mejorar las conexiones entre calles colindantes

D.N. - Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 10:40h

Vista aérea de la urbanización completa de Iturrama Nuevo.

Vista aérea de la urbanización completa de Iturrama Nuevo. (Ayuntamiento de Pamplona)

Galería Noticia

Vista aérea de la urbanización completa de Iturrama Nuevo.Visita a la plaza Leonor de Trastámara.

PAMPLONA. Gerencia y Comisión de Urbanismo, encabezados por el alcalde, han visitado esta mañana la zona de Iturrama Nuevo en la que han concluido las obras de urbanización que han dado lugar a una gran plaza de 10.000 m2 rodeada de bloques de viviendas, una calle peatonal que conecta Sancho el Fuerte y Monasterio de Urdax y la ampliación de esta última vía prologándose además hasta la vuelta del Castillo.

La transformación del solar, que era utilizado como aparcamiento y que contaba con alguna edificación antigua, en una zona residencial comenzó en 2013 sobre una superficie de 18.343 m2 delimitada por Sancho el Fuerte, Pío XII y Monasterio de Urdax. El presupuesto total destinado a la urbanización de la plaza así como a las terminaciones y conexiones con las calles que la delimitan ha sido de 2,5 millones de euros aproximadamente. Algo más de la mitad ha sido la destinada a la urbanización del espacio de la plaza.

Los trabajos realizados durante estos años han incluido desde las acometidas iniciales para todos los servicios hasta las pavimentaciones de plaza y calles, la creación de los parterres y zonas verdes con sistemas de riego o la instalación de juegos infantiles y mobiliario urbano. En definitiva, unas labores que han dado una nueva fisonomía a esta parte de la ciudad totalmente diferente a la que tenía inicialmente.

Plaza de estancia, zona de juegos y de conexión entre las calles colindantes

La plaza ha recibido la denominación de Leonor de Trastámara, esposa del rey navarro Carlos III el Noble. Está abierta a Sancho el Fuerte, a Pío XII y a la Vuelta del Castillo en su esquina noreste. Cuenta con tres zonas principales. Una primera, longitudinal, paralela a la calle Monasterio de Urdax, que se extiende entre el acceso de la avenida de Pío XII y el de la Vuelta del Castillo, junto a los edificios de la calle Monasterio de Urdax.

Una segunda, de forma más rectangular, que queda separada de la anterior por una zona de vegetación donde se han plantado distintas especies de tapizantes, salteada con pasos para peatones. Ahí se ha dispuesto un espacio de 240 m2 destinado a juegos infantiles, una fuente y una pérgola que sirve para dar sombreamiento. En esta zona han quedado situadas las salidas de aire del garaje subterráneo del edificio Roncesvalles, construido en 1977, cuyas torres se integran en el diseño de la plaza, y cuentan con bancos a su alrededor. Además, se han realizado distintos convenios urbanísticos con las promotoras inmobiliarias con la finalidad de urbanizar las zonas situadas sobre los sótanos de garage y en estos momentos queda por rematar alguno de ellos.

Finalmente, la tercera zona de la plaza es una plazoleta cercana a la calle Sancho el Fuerte que cuenta con una amplia salida a esta vía y con zonas verdes.

De forma general, el diseño de la plaza se ha basado en granito en tonos grises claros, para dotar de luminosidad al acabado Además, se han dispuesto los elementos de mobiliario urbano en madera. Los 49 bancos, junto a las zonas verdes de distintos tonos, han creado una zona visualmente más viva. Las zonas verdes son de poca altura y alternarán arbolado con tapizantes Alrededor de la plaza se han levantado nuevos bloques de viviendas, unos ubicados paralelos a la calle Monasterio de Urdax y otros perpendiculares a la avenida de Sancho el Fuerte, que configuran una unidad junto a las edificaciones ya existentes, como el edificio Roncesvalles.

La calle Atariandia, la nueva vía peatonal que enlaza la avenida de Sancho El Fuerte con la calle Monasterio de Urdax, también se realizó en material granítico en tonos grises claros y se mantuvieron los elementos de mobiliario urbano en madera dando homogeneidad a todo el desarrollo. En concreto, son cuatro bancos de tres metros de longitud, tres papeleras, pilonas y una señal.

Una obra en cuatro fases

En la primera fase de las obras, que concluyó a finales de 2014, se realizó la ampliación de la calle Monasterio de Urdax y parte de la plaza hacia la avenida de Sancho el Fuerte, dotando de acometidas de servicios al conjunto del espacio. El trabajo fue ejecutado por IC Construcción. Coincidió con el inicio de la construcción de los primeros bloques de viviendas, algunos de ellos de protección oficial, y con la apertura al tráfico de la calle Monasterio de Urdax (tramo comprendido entre la avenida de Pío XII y la Vuelta del Castillo).

La segunda fase se centró principalmente en la ejecución de la plaza Leonor de Trastámara que queda en el interior de los bloques de viviendas. Quedaron pendientes algunos trabajos ya que la empresa adjudicataria, Arian Construcciones, no finalizó la urbanización al entrar en concurso de acreedores. Los accesos a Pío XII fueron ejecutados por Construcciones Erriberri. Los trabajos pendientes fueron adjudicados en una cuarta fase, la que acaba de finalizar, a Fermín Osés Construcción por una cuantía de 528.000 euros (IVA no incluido).

En la tercera fase se urbanizó la calle peatonal Atariandia. Lo realizó Obras y Servicios Tex. Los equipos que han dirigido los trabajos han sido 3Garquitectos, Angel Abal y DURSO ingeniería en la primera fase y OFS Sociedad Cooperativa Profesional en el resto.