Editorial de diario de noticias

Rompiendo silencios del machismo

El juicio por la presunta violación grupal en Sanfermines es ejemplo de que la violencia contra las mujeres sigue, pero las denuncias de víctimas, el señalamiento de acosadores famosos y el apoyo institucional muestran un cambio social

Jueves, 23 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

la exigencia planteada el 25 de octubre por los diferentes grupos del Parlamento Europeo para atajar el acoso sexual en el seno de la Eurocámara, donde hasta 15 eurodiputados afrontan acusaciones;el escándalo de los abusos en el Parlamento británico, con 36 políticos conservadores, incluidos altos cargos del Gobierno May, señalados por acoso y conductas inapropiadas;el aluvión de denuncias de abusos sexuales en Hollywood, donde a las decenas de acusaciones contra el productor Harvey Weinstein les han seguido otras que alcanzan a primeras figuras como Kevin Spacey y Dustin Hoffman y han tenido traslado a todo el mundo del cine;y las propias reacciones sociales ante un caso, el de la presunta violación múltiple de una joven en Sanfermines de 2016, durante el juicio que se desarrolla en la Audiencia de Pamplona parecen denotar que algo está cambiando en la sociedad ante la máxima expresión de la desigualdad de género que constituye la violencia contra las mujeres en todas sus diferentes expresiones. El problema, es evidente, se mantiene en crudeza y extensión: más de 40 mujeres han sido asesinadas en lo que va de año en el Estado, donde anualmente se presentan en torno a 1.200 denuncias de violación, muchísimas más de abusos sexuales. En Navarra, como advirtió ayer el fiscal superior de Navarra, José Antonio Sánchez, las diligencias de delitos contra la libertad sexual y de violencia de género siguen en aumento. Pero, al menos, el muro de silencio que en torno a los casos de maltrato, abusos o violación se había levantado históricamente, cimentado en el temor de la víctima a la doble victimización parece presentar grietas suficientes para proceder a su derribo. La denuncia pública de las víctimas, el señalamiento no ya de personas relevantes, sino de aquellas consideradas globalmente modelo de éxito, el compromiso que supone el reconocimiento de la existencia de la lacra en el seno de las instituciones... y la depuración de responsabilidades penales y políticas, pero también en consideración social, confirman que la sociedad ha cambiado, cambia, frente a la desigualdad. De hecho, Navarra es la comunidad que cuenta hoy en día con la ley más avanzada del Estado en lo referente a la prevención de violencia de genero y en las políticas de protección a la víctima tras la aprobación del Plan de Actuación contra la Violencia con las Mujeres, dotado con 22,5 millones de euros hasta 2021 para dar respuesta a las carencias que siguen evidenciando año tras año las políticas contra el machismo.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »