Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Estimado Manu

Por Xabier Zubialde Legarreta - Jueves, 23 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

He oído que estás un tanto abatido, me refiero al tema del TAV. Que si has ido cambiando de estrategia, de discurso, que las cosas no han salido como esperabas, que el Gobierno de España ha castigado al actual Gobierno de Navarra, que UPN os ha trastocado los planes, etcétera.

Yo entiendo que en este tipo de proyectos tan complejos hay que tener paciencia, perspectiva global y que las gestiones realizadas a lo largo de esta legislatura están dando sus resultados positivos.

En campaña electoral, insistías en que había dos proyectos, el TAV (Tren de Alta Velocidad) históricamente impulsado por UPN y PSN, y el TAP (Tren de Altas Prestaciones) impulsado por Geroa Bai. Era un debate que tenía cierta confusión en cuanto a las diferencias de ambos proyectos. Sin embargo, tras las elecciones, se consiguió firmar en el llamado Acuerdo Programático, un acuerdo que dejaba vía libre.

Cabe recordar que en aquellas fechas el TAV estaba parado debido a la crisis económica y cómo el Gobierno de España debía 45 millones de euros que no había forma de recuperar.

Sin embargo, el trabajo realizado ha conseguido que los 45 millones sean por fin recuperados y ha conseguido que por fin el Gobierno de España se implique de nuevo con esta infraestructura.

De un comienzo de legislatura con este tema abandonado a la actualidad donde está activo, en marcha y es protagonista de la agenda política.

Es cierto que las cosas podrían haber discurrido por otra vía, pero ahí está el compromiso del Gobierno de España de licitar dos subtramos, incluso están dispuestos/as a aumentar el presupuesto de la Zona Media desde los 675 hasta los 1.000 millones de euros. Que las obras las licite el Gobierno de España o las licite el Gobierno de Navarra realmente no es importante, dejando de lado el IVA, no se puede favorecer que la adjudicación sea a una u otra empresa. Aunque múltiples casos de corrupción hayan estado vinculados a la construcción del TAV aquí no vamos a cometer el mismo error.

El proyecto deberá continuar por la Zona Media de Navarra, y como bien sabes, no es fácil argumentarlo, ya que se van a quedar sin estaciones, así que desde una perspectiva constructiva, el hecho de que lo ejecuten otros no es tan negativo. No está tan mal quitarnos del medio en la Zona Media.

Se ha publicado un proyecto alternativa denominado TPS (Tren Público y Social), y que según dicen, por la mitad de dinero se consiguen mejores resultados, pero por mucho que insistan en su divulgación, apenas tiene espacio en los principales medios de comunicación con lo cual no hay mucho por lo que preocuparse. Además con el foco mediático puesto en Madrid, en lugar de debatir el modelo de ferrocarril hay quien está focalizando su respuesta en el quién insistiendo que es un “proyecto impuesto por Madrid” o en el cómo insistiendo en la falta de un “proceso participativo”, con lo cual no se está focalizando la respuesta en el qué se hace, y encima nos libramos de un riesgo, me refiero a que se quiera hablar del quién empezó este lío. También he oído que hay una ponencia parlamentaria paralizada y aunque hipotéticamente se pusiese en marcha, llega lo suficientemente tarde.

Nada de todo esto para el TAV, siguen abiertas interesantes oportunidades de futuro. Pienso que ahí están sin aprobar los presupuestos generales del Estado, en buena parte por la falta momentánea de acuerdo entre el PNV y el PP, y por lo tanto en quizás en la próxima primavera, las oportunidades de negociación van a estar abiertas y ahí es donde tendremos que ser ágiles e inteligentes.

Ahí está todavía sin concretar la conexión con la Comunidad Autónoma del País Vasco y sobre todo la modificación del bucle ferroviario de Pamplona/Iruñea y la construcción de otra estación con su desarrollo urbanístico en Etxabakoitz.

Opino que es importante empezar una buena campaña pedagógica e insistir en una batería de argumentaciones para conseguir la modificación del PSIS, se puede empezar a hablar del “efecto frontera o efecto barrera” que genera el ferrocarril en la ciudad, hablar de las molestias que genera, de los riesgos en Berriozar, del ordenamiento natural del urbanismo de la ciudad, quizás también se podría promover una reducción de la edificabilidad en la zona prevista en Etxabakoitz por eso de impulsar la amabilización de la ciudad y por otro lado se puede plantear un buen proyecto de vivienda social en Etxabakoitz. En cualquier caso, va a ser importante intentar desligar vía marketing esta modificación del bucle ferroviario-estación del propio proyecto del TAV. Que las dos cuestiones no parezcan la misma.

El PSIS (Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal) tal cual estaba planteado, en la actualidad, no es viable, las cifras económicas planteadas en origen corresponden a la época anterior a 2008. Se puede argumentar la necesidad de modificar el PSIS y amabilizarlo, con lo cual se podrán actualizar las condiciones económicas que lo estrangulaban para que así su viabilidad económica ahora si tenga sentido.

Cualquier decisión en torno a esta cuestión tiene que ser en primera instancia el resultado de un acuerdo entre el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona/Iruñea y después en segunda instancia un acuerdo con el Gobierno de España. La parte más compleja de este complejo urbanístico va a ser la financiación, si el Gobierno de España pone dificultades en la financiación, quizás un acuerdo de financiación a tres bandas acabe siendo la solución más factible.

Trasladarte que aunque las cosas no vayan por la vía ideal, siguen avanzando, el trabajo no ha caído en saco roto y sobre todo hay múltiples oportunidades de futuro.

El futuro está aquí, un nuevo Tren de Altas Prestaciones (TAV). Lo pague Madrid o lo pague Navarra es dinero público, poneos de acuerdo y ejecútese, o incluso que parezca que no os ponéis de acuerdo pero ejecútese. Al final lo vamos a pagar todos y todas.

Herramientas de Contenido