Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La charla

Aroma de fútbol

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 24 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

Parece ser que el origen del perfume está en Egipto. Aquellos egipcios quemando maderas, hierbas y flores consiguieron los primeros aromas naturales. En principio honraban con ellos a sus dioses pero luego una tal Cleopatra seducía así a los hombres, según cuenta la leyenda. Actualmente ya existen estudios que afirman que el olor que desprende una mujer la puede hacer más atractiva. También se dice que el perfume de un hombre se queda grabado en una mujer. ¡Qué cosas!

El lunes pasado comprobé todo esto en un simple, a priori, partido de fútbol. Con mi amigo Iosu, aficionado del Betis, con el chaval, Ander, seguidor del Eibar, y con mi hijo que se apunta a cualquier bombardeo futbolístico, nos fuimos a ver un Eibar-Betis a Ipurua.

La mejor Liga del mundo visita esa ciudad guipuzcoana cada 15 días y ese perfume sin duda la hace mucho más atractiva. Con poco más de 27.000 habitantes, el fútbol en Eibar llega a su máxima expresión. Perfume de fútbol.

Prácticamente hasta la cocina te metes con el coche, observas como la gente pasa del chiquiteo al campo como si el campo formara parte de su recorrido diario. Casi una cuarta parte de la ciudad se mete en el estadio e incluso algunos lo ven desde las ventanas de los pisos más cercanos.

Al más puro estilo inglés, Ipurua se ha ido modernizando mientras su equipo va creciendo, pero el aroma no se lo quita nadie. Sigue oliendo a fútbol de pueblo, a fútbol de barrio, a fútbol puro. La cercanía de la grada al césped hace que vivas el partido casi desde dentro y la cercanía de los aficionados del Eibar te convierten en un armero más durante 90 minutos. Gracias a Takashi Inui el jugador japonés del Eibar, en la grada se palpa también cierto perfume nipón que casa perfectamente con ese aroma eibarrés que tanto me gustó.

No vi a Cleopatra por las gradas, pero sí vi a un pueblo con el mejor de los perfumes. Aroma de fútbol grande en pueblo pequeño.

El autor es Técnico deportivo superior

Herramientas de Contenido