Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

‘Eden Club’ muestra su último baile, hoy en el Teatro Gayarre

La compañía catalana SenZa TemPo echa el cierre tras 27 años con una fusión de teatro, danza y jazz

Amaia Rodríguez Oroz Patxi Cascante - Viernes, 24 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

La directora de SenZa TemPo, Inés Boza, en el Teatro Gayarre.

La directora de SenZa TemPo, Inés Boza, en el Teatro Gayarre.

Galería Noticia

  • La directora de SenZa TemPo, Inés Boza, en el Teatro Gayarre.

pamplona- En un momento indefinido, entre el anochecer y el alba, Eden Club cierra sus puertas al público y al cha-cha-cha para mostrarnos su otra verdad. Allí existe una vida donde los sonidos buscan respuestas en el diccionario de las sombras y los cuerpos se despiertan en una pista de baile hipnótica donde ya hace años cayeron las últimas lentejuelas. Este es el escenario que propone la compañía catalana SenZa TemPo en la que será su última actuación sobre las tablas después de 27 años de trabajo, la cual tendrá lugar esta tarde, a las 20.00 horas, en el Teatro Gayarre.

Eden Club, un montaje que ya lleva cerca de dos años en marcha, consiste en una fusión poética entre el teatro, la danza y el jazz en la que se han juntado dos personalidades de la escena, la actriz Inés Boza y la contrabajista Giulia Valle, para trascender las fronteras estilísticas con nuevos lenguajes y el goce del sonido encarnado en la danza, con lo que abrirán infinitas capas narrativas. “El espectáculo comenzará cuando se acaba el baile”, dice la directora escénica Inés Boza para invitar, a quien lo desee, a participar en un baile previo a la función -los interesados deberán llamar al Teatro Gayarre antes de la función-, puesto que lo que pretende con esta propuesta es extender su diversidad “a toda la ciudad”.

La historia comienza cuando aparece la mujer que cuida de la sala de baile, ya abandonada, y aparecen todos los fantasmas del pasado, cuando un hombre que, como el borracho de un bar, espera en el lateral de la pista, reprende al joven bailarín que se encarama en el aire con la musculatura de punto, cuando las mujeres practican la seducción a la deriva al son de la música. “El lenguaje que utilizamos para este montaje sigue más la lógica de la poesía que la de la narrativa a la que estamos acostumbrados”, afirma Boza, quien destaca que los cinco músicos que participan en esta propuesta “están muy integrados en el espectáculo”. A ellos se suman cinco bailarines profesionales, entre los cuales figuran Toni Mira y la propia Boza, que proporcionarán momentos más densos, rítmicos o líricos en función de cada escena.

La música, desarrollada junto a la coreografía por Giulia Valle, será el hilo conductor de una propuesta arriesgada, a la par que viva y dinámica, “sin toques nostálgicos”. Eden Club es un espacio donde el presente, el pasado y el futuro se confunden y donde ocurren diferentes historias de pasión. “Se trata de hablar de las emociones;de la ira, la vanidad o la alegría;en definitiva, de todo aquello que está relacionado con las pasiones humanas”, destaca Boza, para lo cual toma “el baile como una herramienta de lo que es la vida, porque el baile es vida”.

Respecto al guión, la directora de la compañía sostiene que “aunque está cerrado, siempre hay espacio para el imaginario del espectador”. Afirma que “ofrecer una propuesta un tanto abierta a diferentes interpretaciones” ha sido el sello de SenZa TemPo en la mayoría de sus trabajos. “Queremos que el público sienta, piense y se emocione de un modo personal con el espectáculo”, subraya.

casualidad poéticaLa actriz y directora escénica, afincada en Barcelona desde hace muchos años, es natural de Pamplona, donde dice que se encuentran los fantasmas de sus ancestros. Y es, precisamente en esta misma ciudad, donde su compañía SenZa TemPo echará el cierre tras 27 años ofreciendo sobre las tablas una gran cantidad de espectáculos visuales, poéticos y con narrativas no convencionales. En su larga trayectoria, la compañía ha desarrollado un lenguaje propio que combina el acercamiento al público con la innovación, el riesgo y la búsqueda constante de nuevas maneras y formatos. “Es poético que acabemos en este lugar”, dice, para añadir que “aunque este proyecto se termine, no lo hace” su amor por “el arte escénico”. “Simplemente, ahora busco otros caminos”, concluye.

Herramientas de Contenido