Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El amante de las curvas

La pasión por los automóviles más deportivos y los diseños más seductores se alía con la lógica del sentido práctico, el confort y la seguridad en un automóvil que ya cautiva rememorando el nombre de una montaña mítica, el Stelvio.

Un reportaje de Tomás Pastor - Sábado, 25 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El espectacular Stelvio seducirá en parado por su irresistible belleza y en movimiento por su sobresaliente deportividad.

El espectacular Stelvio seducirá en parado por su irresistible belleza y en movimiento por su sobresaliente deportividad. (Foto: T.P.)

Galería Noticia

  • El espectacular Stelvio seducirá en parado por su irresistible belleza y en movimiento por su sobresaliente deportividad.

Stelvio es el nombre de una mítica montaña que tiene abducidos a numerosos ciclistas y aficionados al motociclismo por su incesante hilera de curvas, más de 75 seguidas, con las que configura una de las carreteras más bellas y divertidas del mundo. Y también es el nombre del primer gran SUV de Alfa Romeo, un vehículo de dimensiones notables (4,687 metros de largura, 1,903 de anchura, 1,671 de altura y 2,818 de distancia entre ejes) que constituye toda una referencia entre los modelos deportivos de gama alta.

La firma italiana ha realizado un automóvil que reúne todo su saber hacer y lo ha dotado de sus tradicionales cualidades (sobresaliente dinamismo, diseño irresistible y placer de conducción), sumadas a las exigencias bien definidas de lo que debe aportar hoy en día un SUV de alto nivel: posición de conducción elevada, lograda habitabilidad, amplio maletero (525 litros declarados), elevado confort de marcha, facilidad de uso, posibilidades de empleo en condiciones de agarre precarias, contrastada calidad de realización, equipamiento a la última en confort, seguridad y conectividad, además de materiales de calidad, facilidad de acceso al interior y un amplio margen de personalización.

Todas las expectativas que se han ido creando en torno a este modelo con sólo conocer sus características técnicas, filosofía de producto y marca de procedencia pasan a un segundo término cuando tomamos contacto con el modelo en cuestión. Si siempre es recomendable probar un automóvil antes de comprarlo, con el Stelvio esto es una exigencia ineludible, porque va a ratificar sin el menor atisbo de duda lo acertado de nuestra decisión.

Alfa Romeo eleva la versatilidad de los modernos SUV de gama alta a la categoría de objeto de deseo con su nuevo Stelvio

Se ofrece con tracción total o propulsión trasera, motores de 150 a 510 CV y cambio automático de ocho marchas

No voy a entrar en detalles sobre su diseño exterior, tan sólo apuntar que es un Alfa Romeo de los más bellos, espectacular, pero no excesivo ni radical, tremendamente elegante y deportivo por los cuatro costados. Si cuando lo contemplan de cerca, no sienten algo, vayan al médico, no se encuentran bien.

Por dentro sigue siendo atractivo, pero en Alfa no se han pasado de la raya y han creado un habitáculo con el equilibrio exacto entre diseño, funcionalidad, agrado de utilización, sentido práctico, facilidad de uso y comodidad. Y esa es la gran sorpresa: el Stelvio resulta espacioso y confortable, e invita tanto a conducir rápido y disfrutando de las curvas, como a deleitarnos trasladándonos a diario por la ciudad, merced a lo ventajoso de su superior altura, o a realizar grandes viajes o pequeñas rutas, ya sea practicando una conducción deportiva, para la que está dotado como pocos, como rodando despacio y disfrutando del paisaje. Nosotros aprovechamos la belleza de las carreteras de montaña en pleno otoño para recrearnos con los colores ocres y rojizos de los árboles mientras devorábamos curvas y el Alfa nos trasladaba a un paraíso de sensaciones y emociones, deportivas y placenteras al mismo tiempo.

Por autopista y carretera es un vehículo dotado de un motor sobresaliente en todos los sentidos: potencia (150, 180 y 210 CV en diésel y 200, 280 y 510 CV en gasolina, este último un maquinón con motor Ferrari y ya por 104.000 euros), suavidad y finura de funcionamiento, delicioso y preciso cambio automático secuencial de ocho velocidades, con unas imponentes levas en el volante para accionarlo cuando nos animemos y pasemos del modo totalmente automático, y elevadas prestaciones. Y para que nadie se queje de opciones entre las que elegir, Alfa Romeo ofrece su Stelvio con propulsión trasera o tracción a las cuatro ruedas -yo me quedaría con esta última por el plus de seguridad que aporta sobre firmes deslizantes y en invierno-, con tarifas en gasolina que parten de 47.000 euros y de 40.000 euros en diésel. A estos precios hay que aplicarles los descuentos correspondientes en el momento de la compra. En definitiva, una tentación irresistible para los amantes de las curvas.

ALFA ROMEO

STELVIO

Herramientas de Contenido