Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

Un antes y un después contra la violencia machista

Por Joseba Santamaria - Sábado, 25 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

a falta de las conclusiones finales este lunes y martes, el juicio por la presunta agresión en grupo a una joven en los Sanfermines de 2016 está visto para sentencia. Y al margen de cual sea el fallo final que dicte el tribunal -estas dos semanas de vista oral creo que han ratificado los hechos y avalado las pruebas que sustentaron desde el primer momento la denuncia de la joven y la investigación policial y la instrucción judicial posteriores-, este caso de violencia machista -sea cual sea su alcance judicial final, la realidad de una situación de violencia machista parece un hecho objetivo- va a marcar un antes y un después al menos en tres cuestiones claves. En primer lugar, el propio procedimiento judicial, con una actuación exquisita del tribunal y del juez ponente para salvaguardar los derechos de la víctima y las garantías de defensa de los cinco acusados, incluida la decisión de que, excepto las conclusiones, el juicio fuera a puerta cerrada. Y también para mantener todo el proceso en un alto nivel de dignidad frente a los intentos de explotar mediáticamente el morbo y de azuzar juicios paralelos y discursos interesados. Buena parte de las críticas contra la actuación de los jueces o no tienen relación alguna con su actuación o han sido simplemente mentiras, confusiones o manipulaciones. Estas dos semanas también han dejado en evidencia a medios, sobre todo audiovisuales, periodistas y tertulianos -los menos-, que han antepuesto las audiencias, los beneficios económicos o el protagonismo personal a los principios deontológicos del ejercicio del periodismo. Ese periodismo amarillista y fanfarrón ha fracasado en su intento de intoxicar el procedimiento judicial y los propios hechos. No es nuevo ni excepcional esto y no dejan en cualquier caso de ser los mismos medios y personas que practican esos burdos modos para enfangar cualquier cuestión de debate social, ya sea política, judicial, deportiva o social. Y por último, los hechos de los Sanfermines de 2016 han abierto un nuevo camino en la expresión social y la concienciación ciudadana frente a a violencia machista y las agresiones sociales. La movilización ese mismo mes de julio de 2016 en plenas fiestas de San Fermín de miles de personas en las calles de Iruña fue el primer paso hacia nuevas formas de abordar desde las instituciones y desde la sociedad esta lacra social. Las campañas institucionales del Ayuntamiento de Pamplona y del Gobierno de Navarra han impulsado desde entonces nuevos mensajes, nuevos lemas, nuevos contenidos y nuevas estrategias lejos de estereotipos generalizadores que han servido de ejemplo a seguir a otras ciudades y comunidades. De hecho, esas campañas institucionales y de colectivos sociales y políticos de Iruña los dos últimos años en las fiestas de San Fermín se han ido extendiendo como ejemplo al resto de localidades de Navarra y este año también a buena parte de las ciudades del Estado, desde Madrid a Cádiz, entre muchas otras y han sido ejemplo en la prensa internacional. Pero la realidad sigue mostrando que los ataques a la libertad y dignidad de las mujeres no cesan. Si los hechos de Sanfermines no tienen vuelta atrás posible, al menos quizá sirvan para avanzar en actuaciones y medidas para que antes que después esta violencia -esta semana otra mujer ha sido asesinada en Castellón- deje de tener cabida en nuestra sociedad.

Herramientas de Contenido