Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El padre de la ‘doctrina Parot’

El próximo fiscal general fue ponente del fallo que prolongó la condenas de los presos de ETA y que tumbó Estrasburgo

Sábado, 25 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Nacido en Palencia en 1955, Julián Sánchez Melgar Sánchez es licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid y doctor en Derecho por la Universidad de La Coruña, con premio extraordinario. Magistrado en el Tribunal Supremo desde el 2000, Sánchez Melgar es uno de los jueces con mayor experiencia en la Sala Segunda y goza de gran prestigio en el alto tribunal. Sánchez Melgar ingresó en la Carrera Judicial en 1983 y ascendió a magistrado en 1987. Fue nombrado para el alto tribunal por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en diciembre de 1999. Es magistrado de control del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y ha colaborado como docente con distintas universidades.

En 2006, fue uno de los impulsores de la doctrina Parot, que toma el nombre del terrorista francés Henri Parot y cuyo objetivo era evitar que los condenados conforme al Código Penal de 1973 pudieran obtener redenciones de pena y salir de prisión antes de cumplir la pena máxima de 30 años gracias a beneficios carcelarios. Siete años después, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo tumbó la doctrina al considerar que vulneraba el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Esto supuso la excarcelación de decenas de presos con condenas muy elevadas, la mayoría terroristas de ETA, violadores y asesinos. A diferencia de la anterior, Sánchez Melgar votó en contra de la doctrina Botín, la cual hace referencia a una sentencia del Supremo por la que el fallecido presidente del Banco Santander evitó ser juzgado. Según estableció el fallo del alto tribunal, nadie puede sentarse en el banquillo si sólo actúa la acusación popular, pero ni el perjudicado directo del presunto delito, ni la Fiscalía ejercen la acusación. Esta doctrina ha sido invocada en casos muy conocidos;por ejemplo, la defensa de la Infanta Cristina en el caso Nóos, después de que ni el fiscal ni la Abogacía del Estado no presentaran acusación y ayer mismo lo hizo el PP. - D.N.