Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Tribunal Supremo asume toda la causa por rebelión contra el Govern y ‘los Jordis’

La causa por sedición contra Trapero, exjefe de los Mossos, seguirá en la Audiencia Nacional

Igor Santamaría - Sábado, 25 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Junqueras, ahora encarcelado, y Puigdemont, en el exilio.

Junqueras, ahora encarcelado, y Puigdemont, en el exilio. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Junqueras, ahora encarcelado, y Puigdemont, en el exilio.

pamplona- El Tribunal Supremo (TS) se encargará de investigar a toda la cúpula de la Generalitat acusada de rebelión por el proceso independentista, causa que unirá a la que ya instruía y por la que están imputados los miembros de la mesa del Parlament. El magistrado Pablo Llarena acordó asumir la causa abierta en la Audiencia Nacional (AN) contra el president cesado, Carlos Puigdemont, y todos los consellers, e investigará además a los líderes de la ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Decisión que implica que el TS asume el procedimiento de todos los investigados por rebelión;y la AN se queda con los encausados por sedición, el exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero y la intendente Teresa Laplana.

Llarena achaca su postura a la conexión “inescindible” de los hechos presuntamente cometidos por el Govern y los dirigentes de las entidades soberanistas con los de los miembros de la Mesa a los que el Supremo ya investigaba. La jueza Lamela había enviado al alto tribunal un informe con los hechos atribuidos a los líderes independentistas sobre los que tiene la lupa la AN. Según el instructor del Supremo, los hechos de los que se acusa a Puigdemont, sus consellers y los líderes de las plataformas citadas son “plenamente coincidentes” con los atribuidos a los miembros de la Mesa en la querella presentada por la Fiscalía. Llarena, como Lamela, considera que el proceso rupturista obedece a una estrategia conjunta desarrollada por el poder ejecutivo -el Govern-, el legislativo -el Parlament- y la sociedad civil -encabezada por Sànchez y Cuixart-, por lo que no es posible investigarlos por separado.

En el mismo auto, Llarena acuerda que la jueza Lamela debe continuar investigando la actuación del exmayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, la intendente Teresa Laplana, así como de “cualesquiera otros eventuales responsables sobre los que la investigación proyecte indicios de responsabilidad”. Llarena hace caso omiso al criterio de la Fiscalía, que estaba en contra de esta unificación porque a su juicio el Supremo debía limitarse a investigar a los miembros de la Mesa al ser los únicos que, una vez disuelto el Parlament, mantienen la condición de aforados. Pero en su auto Llarena manifiesta que la doctrina del TS es que este tribunal es competente para investigar hechos cometidos por personas no aforadas cuando “se aprecie una conexión material inescindible” con los hechos por los que se investiga a las personas aforadas. Llarena estima que este englobamiento busca facilitar la tramitación y resolver los problemas derivados de la indivisibilidad de los hechos que deberán juzgarse en un futuro.

En el informe enviado por Lamela al Supremo, la jueza de la Audiencia eliminaba el delito de rebelión -que castiga con hasta 30 años de cárcel a quienes se levanten “violenta y públicamente” para, entre otros objetivos, “declarar la independencia de una parte del territorio nacional”- a todos los investigados y lo cambiaba por el de sedición -castigado con penas menores y que persigue a los que se alcen “pública y tumultuariamente” para “impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes”-. Sin embargo, Llarena valora que sigue habiendo indicios de que los líderes del procés pudieron cometer rebelión. En la atribución de este delito a todos ellos está la clave para que el Supremo asuma la causa, ya que la rebelión es siempre un delito colectivo, lo que, según el instructor, “marca la necesidad del enjuiciamiento conjunto”. Dicha conexión conduce a que las actuaciones ejecutadas por Forcadell y el resto de miembros de la Mesa para lograr la secesión necesiten de las realizadas por el Govern y por ANC y Òmnium para que exista el delito de rebelión.

El magistrado deja fuera del Supremo la actuación de los Mossos que describió Lamela y la de “un conjunto de personas” que han podido colaborar en la elaboración de las leyes destinadas a la declaración de la independencia. Para el magistrado, participaciones como la de Trapero, Laplana y “otras semejantes que surjan a lo largo de la investigación” pueden examinarse de manera autónoma.

el ministro catalá

otras medidas con los consellers

Si varían las circunstancias. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, recordó que los consellers están en prisión provisional por una serie de causas y, si las circunstancias se modifican, las medidas cautelares que pesan sobre ellos pueden variar. Catalá recordó que la situación de cada investigado es distinta. Hubo personas que declararon (los miembros del Parlament ante Llarena), otros que no (los consellers en la Audiencia Nacional) y otros que huyeron (Puigdemont y el resto de consellers), con lo que es “razonable” pensar que las medidas sobre cada uno de ellos puede ser diferente. Evocó que Llarena decidió fijar fianzas, y no prisión incondicional, para los miembros de la Mesa tras analizar el riesgo de fuga, el de reiteración delictiva y el de destrucción de pruebas. Si ahora los consellers encarcelados piden que se reconsidere su situación o él les cita a declarar y aprecia un cambio de circunstancias “con fundamento objetivo”, esas medidas podrían variar.