Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona

Condenado por abusar de una menor a la que entrenaba

Dos años de cárcel para el acusado, que llevaba a casa tras un partido a la chica, de 17 años, a la que tocó y besó en el coche

Sábado, 25 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Fachada del Palacio de Justicia de Navarra.

Fachada del Palacio de Justicia de Navarra. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Fachada del Palacio de Justicia de Navarra.

PAMPLONA- Un vecino de una localidad de la Comarca de Pamplona, D.T.C., ha sido condenado a dos años de prisión y a indemnizar a una menor de 17 años con 4.630 euros a la que entrenaba en un equipo de fútbol. La sentencia, impuesta por el Juzgado de lo Penal 4 de Pamplona, se puede recurrir. La resolución expone que el acusado conoció a la víctima en la primavera de 2016 y le propuso jugar a fútbol en un equipo que él entrenaba. Ese mismo verano, en julio, al termino de un partido, el acusado se ofreció a llevar a la chica a su casa en coche. Le dijo que metía el coche en el garaje y que le acompañaba andando a su domicilio. Sin embargo, al meter el turismo en el garaje y encontrarse ambos en el interior, el procesado se abalanzó sobre la menor, la agarró de la cabeza y la besó. Acto seguido intentó ponerse encima de ella y, al no conseguirlo, le realizó diversos tocamientos. La víctima consiguió zafarse metiéndole un dedo en el ojo. En ese momento, la menor salió del vehículo y fue cuando el encausado volvió a agarrarle de un brazo y la puso contra la pared, la volvió a besar y le efectuó tocamientos, siendo que la menor en su defensa, le propinó un puñetazo para conseguir quitárselo de encima. Como consecuencia de los hechos la menor sufrió varios hematomas y heridas en antebrazo y muñecas y erosiones en zona pectoral que tardaron en curar 21 días.

su testimonio es creíbleEl juez concede al testimonio de la víctima total credibilidad ya que cumple los requisitos fijados por la jurisprudencia. Es decir, que no contiene fines espurios ni un móvil de resentimiento, que es verosímil y viene avalada por la concurrencia de otros indicios periféricos y que, por último, es persistente en la incriminación. El juez narra que “ni en el acto del juicio ni en la instrucción de la causa se ha hecho ninguna referencia, siquiera indirecta, a la posible existencia de un móvil de enemistad de la denunciante. Al revés, la relación era totalmente cordial”.

Y, además, dice que figuran en la causa tres corroboraciones periféricas que dotan de mayor credibilidad a la declaración de la víctima. “Así -narra- la existencia del parte médico y forense, que objetivan unas lesiones compatibles con el relato fáctico escrito por la denunciante, indican que lo ocurrido en el garaje no fue un simple intento de dar dos besos y fin. La violencia se produjo”. Además, el cambio en la versión de los hechos por el acusado contrastan con la persistencia en la declaración de la denunciante. Por último, el agente que tomó declaración a la menor precisó que “le presentaron el móvil cuya grabación ya había sido descargada por la policía y en la grabación se escucha una oposición a mantener relaciones por parte de la denunciante”. El juez absuelve al acusado del delito leve de lesiones y le impone una orden de alejamiento de 200 metros durante tres años respecto de la víctima. - E.C.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia