las obras comienzan en pocos meses

Pío XII, camino del futuro

El corredor sostenible de la avenida será una realidad a finales del año que viene y permitirá a la ciudad recuperar el tiempo perdido para acomodarse a los cánones modernos de movilidad

Un reportaje de Kepa García - Sábado, 25 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Así quedará Pío XIIVER VÍDEOReproducir img

Este vídeo recrea la reordenación que se llevará a cabo en la avenida.
(Ayuntamiento de Pamplona)

Galería Noticia

Así quedará Pío XIIReproducirCruces Iturrama, La Rioja y Sancho el Fuerte.

PAMPLONA. Dentro de unos pocos meses empezarán las obras para habilitar el nuevo corredor sostenible de la avenida de Pío XII, el segundo proyecto que pone en marcha el gobierno municipal en materia de movilidad tras el plan de amabilización en el centro y en los Ensanches, con los que se pretende situar a Pamplona en la senda que otras ciudades emprendieron hace tiempo. Lo previsible es que los trabajos comiencen a primeros de 2018 -una vez quede resuelto el expediente de adjudicación del proyecto definitivo sobre el que todavía faltan cuestiones por definir- y que se prolonguen durante 8 meses, de tal forma que pueda estar terminado antes del final de año. El coste de la intervención es de 1.570.000 euros.

La movilidad sostenible es una cuestión que tienen bien asumida en Europa y en la mayoría de las ciudades de nuestro entorno, donde las medidas encaminadas a favorecer al peatón, la bicicleta y el transporte público son una realidad desde la pasada década.

Aquí, por el contrario, los gobernantes de turno optaron por situar los carriles bici en las aceras y seguir aplicando las medidas que fuera necesario para favorecer la movilidad del turismo privado, como si todo lo relacionado con la sostenibilidad fuera una ocurrencia de los antisistema. Las elecciones municipales de 2015, además del cambio en la Alcaldía, abrieron el camino a una nueva forma de entender la movilidad, con cuatro formaciones dispuestas a poner en marcha proyectos e infraestructuras que lo hagan posible y una ordenanza que avale los cambios propuestos.

Aunque tardía, la transformación de Pamplona resulta ya imparable, por mucho que algunos sigan lanzando pestes contra el proyecto de Pío XII, que como recordó el jueves una alta responsable municipal durante la reunión organizada con vecinos y comerciantes de la zona, no se trata de ningún experimento, es algo que se ha hecho antes en innumerables ciudades.

Que la citada avenida dispone de unas condiciones adecuadas para habilitar un corredor sostenible ya fue advertido por los regionalistas cuando gobernaban, aunque el carril bici que instalaron tuvo una vida efímera.

vía sobredimensionadaPío XII es la principal vía de acceso para el tráfico rodado desde el sudoeste y una vía de alta capacidad de las llamadas autopistas urbanas’ que dispone de más espacio del que soporta (las simulaciones indican que podría asumir un 40% más del tráfico que ahora registra). Tiene una longitud total de 1.710 metros.

Lo que se quiere hacer ahora tiene una dimensión mayor de lo que se intentó hace años, ya que el proyecto establece una nueva ordenación del espacio, en la que sale perdiendo el coche (se elimina un carril en cada sentido y las 126 plazas de aparcamiento de la avenida) y ganan los demás actores.

El cambio más importante viene a la hora de repartir el espacio de la calzada, ya que el proyecto deja las aceras como están, aunque no fue sencillo determinar cómo tenía que hacerse.

Se plantearon dos propuestas. Una, la llamada ‘alternativa 4b o boulevard sostenible’, contemplaba un carril bici unidireccional en los laterales de la calzada y llevaba el carril bus al centro de la avenida, a ambos lados de la mediana. La segunda, conocida como ‘alternativa 4c’, llevaba el carril-bus al lateral de la calzada de forma que las diferentes movilidades quedarían dispuestas -de fuera hacia dentro y en ambos lados- aceras, carriles bici, carriles bus y carriles para vehículos.

No sin discusiones, que llegaron a provocar tensiones en las formaciones del cuatripartito, los técnicos se decantaron finalmente por esta última al considerarla más adecuada a los criterios de Policía Municipal y Mancomunidad de la Comarca.

Las líneas generales del proyecto se establecieron antes del verano. Se mantiene la mediana con su arbolado y ajardinamiento y desaparecen los actuales carriles de aparcamientos a ambos lados de la calle. A continuación de las actuales aceras se sitúan los carriles bici, uno en cada sentido, de 1,80 metros. Inmediatamente después, hacia el interior donde estaban las plazas de aparcamiento, se habilitarán los denominados espacios flexibles multifuncionales que, en función de las zonas, pueden ser plataforma de espera para las paradas del transporte público, áreas de contenedores, zonas de carga, descarga o reservados para minusválidos o plazas habilitadas para los comerciantes. Los dos carriles siguientes en ambos lados de la circulación serán para el tráfico rodado.

El corredor sostenible de Pío XII dará continuidad a las obras para la amabilización del Casco Viejo y a las realizadas para conectar el corredor de Trinitarios con el centro de la ciudad. Ha sido diseñado con un alto grado de reversibilidad que permitiría corregir errores o afrontar cambios en el caso de que se considerara necesario sin un exceso de gasto.

En el proceso participativo abierto por el Ayuntamiento con vecinos, asociaciones y comerciantes se han pulido algunos detalles, como el referente a la accesibilidad de personas con discapacidad y las plazas de aparcamiento para la clientela de los comercios.

Cruces iturrama, la rioja y Sancho el Fuerte

1 y 2. Calle La Rioja e Iturrama. El actual giro que se permite hacia la avenida de Pío XII por la oreja de la calle Iturrama se suprime en el nuevo proyecto. Para acceder a la avenida por la calle La Rioja habrá que transitar hasta la rotonda de Fuente del Hierro y, en el caso de la calle Iturrama, habrá que hacerlo por la rotonda de la calle Acella.

Avenida Sancho el Fuerte. A diferencia del anterior cruce, en el caso de la intersección entre las avenidas de Pío XII y Sancho el Fuerte, el proyecto mantiene la posibilidad de girar haciendo uso de las orejas, que se mantienen. Se reducirá el espacio de la calzada que lo gana el peatón.

carril multifuncional y carril bici

3. El carril bici, de 1,80 metros, transita entre la acera y el carril multifuncional. En las gateras habilitadas para los autobuses, donde estarán cerca del carril de los ciclistas, se instalarán bolardos.

4. En el carril multifuncional se habilitarán las plazas de aparcamientos para personas con discapacidad y los contenedores de basura. 5. Las bicicletas y los coches estarán separados por dicho carril.

Zonas verdes y espacios peatonales

13 y 14. Aunque de momento no se van a instalar, el proyecto contempla habilitar espacios ajardinados en el carril multifuncional que no tenga ocupación de plazas de aparcamiento o contenedores.

15. El espacio que se gana en las intersecciones va a mejorar el tránsito peatonal por el tiempo que se recorta en los trayectos y en los pasos de cebra y por la desaparición de obstáculos en las aceras.

Paradas de autobús

6 y 7. Las paradas del autobús se sitúan en la misma la calzada, lo que favorece el acceso de los usuarios y aumenta la velocidad de tránsito de los autobuses.

cruces intermodales

8. Con el nuevo trazado, los peatones verán recortados los trayectos en los pasos de cebra. 9. Para reducir la velocidad de los coches y aumentar la visibilidad, se amplian la trazadas.

tránsito de Vehículos y autobuses

10. El autobús siempre circulará por el carril derecho, por donde también podrán transitar los turismos. 11. En cada paso semafórico se habilitará un zona de acceso en el carril multifuncional exclusivo para los autobuses. 12. Estos tendrán prioridad de salida, lo que les permitirá salir antes que los coches.