México se rinde a Elena Asins

LA PASIÓN Y EL ARTE GEOMÉTRICO DE LA CREADORA QUE VIVIÓ AFINCADA EN AZPIROTZ SE PRESENTAN POR PRIMERA VEZ EN LATINOAMÉRICA, EN EL MARCO DE LA | FIL de Guadalajara

Un reportaje de Mariana González. Fotografía Oskar Montero - Domingo, 26 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Elena Asins, retratada en 2012 en la exposición ‘Canons 22’ que le dedicó entonces en Pamplona el Museo de Navarra.

Elena Asins, retratada en 2012 en la exposición ‘Canons 22’ que le dedicó entonces en Pamplona el Museo de Navarra.

Galería Noticia

Elena Asins, retratada en 2012 en la exposición ‘Canons 22’ que le dedicó entonces en Pamplona el Museo de Navarra.

La pasión y la sensibilidad del arte geométrico de la artista Elena Asins (1940-2015), nacida en Madrid pero quien vivió afincada en Azpirotz (Navarra), están presentes en una retrospectiva inaugurada ayer en el marco de las actividades dedicadas a Madrid como ciudad invitada de honor a la mexicana Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

La muestra Fragmentos de la memoria II es producto de la colaboración entre el madrileño Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (Musa) y el Ayuntamiento de Madrid, y reúne 90 obras que suman 280 piezas en total, que se exhiben por primera vez en Latinoamérica. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, dijo en la inauguración que esta exposición fue ideada como una “ceremonia de la memoria” en torno al trabajo de la “artista tan multiforme que fue Elena Asins”.

Además, añadió, es un homenaje a las mujeres y en especial a la artista plástica, que también fue pionera en el arte desde las herramientas digitales. “La gran artista que es Elena Asins tiene esas dos cualidades que son tan singulares y a su vez tan importantes en este momento de la evolución del mundo. Es una investigadora, es una científica, es una artista de la computación, pero que recoge mucho de lo que tiene el saber femenino”, declaró Carmena.

Pintura, collage, escultura, dibujo, serigrafía, impresiones digitales y vídeo componen esta muestra a lo largo de 10 salas del Musa, que ofrece un amplio panorama del trabajo artístico de la española, quien obtuvo el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2011. La exposición tiene su antecedente en la gran retrospectiva que el Museo Reina Sofía dedicó ese año a la artista, en la que se presentó buena parte de su obra. Para esta ocasión se complementó con una selección de 40 piezas del legado que el museo heredó tras su muerte, explicó Carmen Fernández Aparicio, una de las comisarias.

El blanco y negro y algunos matices de grises inundan las salas del Museo de las Artes, una paleta que Asins prefería sobre los colores más vivos, que sin embargo están presentes en algunas piezas de su trabajo más temprano. La geometría de su arte está llena “de sensibilidad, conocimiento y pasión”, una tarea que la llevó a experimentar con diversos materiales como el papel vegetal, los hilos de nailon, el esmalte y el mármol, dijo la comisaria.

una vida de experimentación “Toda la vida de Elena Asins fue una dedicación pasional y absoluta a su arte. Nos hace mucha ilusión presentarla en Latinoamérica, concretamente en México, porque va a ser un descubrimiento para muchos artistas y mucho público que esté interesado en la abstracción”, afirmó Fernández Aparicio, conservadora del Departamento de Colecciones del Museo Reina Sofía.

El arte de Asins “no es fácil”, advirtió, por lo que el montaje es “claro, limpio y muy visual”, de manera que haga sencilla la experiencia para el público. Aunque la exhibición recorre su producción completa, pone el acento en los primeros 20 años de su quehacer artístico, cuando su obra hace “la mayor aportación” mediante la experimentación con diversos materiales y los recursos digitales, explicó Belén Díaz, otra de las comisarias de la exposición. También en su producción inicial incorporó las letras como un acercamiento a la poesía visual, un elemento que más tarde dejó de lado para sustituirlo por la abstracción que dio sello a su obra, trabajada minuciosamente a mano y cuidando cada detalle de manera sutil.

El espectador podrá conocer obras icónicas de Asins comoParadigma para Scale, una creación monumental compuesta de 272 piezas de pintura que realizó en su estancia en Nueva York y en la que experimenta con el plano espacio. Las 115 piezas trasladadas al Musa conforman una de las salas más atractivas de la muestra.

El tiempo y el ritmo fueron clave en la obra de Asins, explicó Fernández Aparicio mientras mostraba las serie de piezas inspiradas en los Cuartetos prusianos, de Mozart. “Elena, llena de sensibilidad, es capaz de hacer una abstracción muy viva que nos habla de la música, del tiempo y de conceptos muy profundos para ella;también es un arte muy sensual” más allá de lo femenino, aseguró.

Elena Asins. Fragmentos de la memoria IIestará abierta al público hasta el 25 de febrero de 2018.