Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Erradicación de la violencia de género

Arancha Caballero Sagardoy - Domingo, 26 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

He hablado con ella, sí. Victoria María Bosch, una de tantas supervivientes. Se esforzaba en dibujar una leve sonrisa entre la comisura de sus labios, sin percatarse en el camino de las lágrimas que brotaban de unos ojos negro azabache, casi tanto como el día que ayer, 25 de noviembre, conmemoramos.

Ella fue una de tantas, la primera en llevar una sofisticada tecnología para protegerse de su verdugo, su cómplice... su agresor. Una de las catalogadas como de alto riesgo..., como si el riesgo pudiera medirse, como si su falsa identidad pudiera ser real. Vive en la ciudad que eligieron para ella, con la nueva identidad que le permite seguir viviendo junto a sus hijos, testigos y parte del maltrato ejercido por su propio progenitor. Alguien que intentó matarla en varias ocasiones y que ni la prisión ni la reinserción han podido encauzar, puesto que en sus palabras aún se lee el discurso “no sé cuánto tiempo pasará pero te juro que te mataré”. Victoria me pide que escriba su historia para dar voz a los que, como ella, el silencio de los malos tratos ha conseguido acallar. Pero no se rinde. Trabajamos juntas para sacar su tercer libro, El niño que deseaba ser feliz, un libro contado desde la perspectiva de la peor cara del maltrato;la de los niños, tantas veces ignorada. Mientras le quede un atisbo de aire, continuaremos juntas reescribiendo la historia de su trágica vida y la de sus hijos. Víctimas inocentes del horror.

Todas somos Victoria, y todas agradecemos la labor de tantos magníficos profesionales que salvan vidas, a menudo rotas por la huella imborrable de la violencia. Al INAI por su maravillosa atención, a los diversos agentes que intervienen en la acogida, acompañamiento y reinserción de quien ha saboreado el agrio sabor de los malos tratos. Y en especial a dos de los muchos profesionales que luchan contra esta lacra cada día. Ellas son Cristina Gómez (psicóloga clínica) y Vito Astráin (trabajadora social) en Salud Mental. Gracias a vosotras y a la Fundación Argibide por tantos años de investigación y ayuda en el ámbito de la Salud Mental, en general, en la violencia de género en particular. Navarra tiene profesionales sobradamente preparados, y se puede volver a empezar. Porque profesionales como Vito, Cris, Belén Artieda o Fernando Morrás seguirán luchando, junto a otros tantos, por una sanidad de calidad. Ya sea desde los despachos de la Fundación Argibide o donde sea que les toque trabajar, porque la política, en ocasiones, decide escatimar en calidad. Ellos llevan la excelencia dentro, y esa ninguna política se la podrá arrebatar.

Herramientas de Contenido