Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

Financiación autonómica y autogobierno

Por Joseba Santamaria - Domingo, 26 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

De los ataques de ese oportunista de la política que es Albert Rivera contra el autogobierno y los derechos históricos de Navarra y la CAV no hay nada nuevo que decir. Ciudadanos puede decir eso, que es un corta y pega del viejo discurso de la fracasada UPyD, o lo contrario, que es más o menos lo que decía cuando competía por el espacio político con Rosa Díez. Ofrecen más argumentos de debate las reflexiones que esgrimió el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, para justificar su voto contra la aprobación del acuerdo para renovar el Cupo del Concierto Económico de la CAV, y que son extensibles al Convenio Económico con Navarra. Por cierto, aún pendiente de firmar con el Estado -tenía que haberse renovado para 2015-, como ha denunciado de nuevo la presidenta Barkos, pese a que hay acuerdo desde hace meses tal y como confirmó Montoro en el Congreso. Viene a decir Baldoví que Compromís no está en contra del Concierto ni del Convenio, pero que su voto en contra es un intento de denunciar la crítica situación de la financiación de la Comunidad Valenciana. Si es así, es difícil entender por qué sitúa el autogobierno foral de Navarra y la CAV en el eje de la crítica. Si Baldoví cree que la anulación de los instrumentos del autogobierno va a solucionar los problemas de financiación de Valencia lo tiene complicado. No llegaría para tapar apenas uno de los inmensos agujeros que arrastra la gestión económica y financiera de la Comunidad Valenciana desde hace años. Lo que debiera hacer Baldoví es situar la responsabilidad de lo que entiende una deficiente e injusta financiación y una desastrosa situación presupuestaria en el origen de todo ello. Esto es, en el Estado, que es el responsable de atender las necesidades financieras de su comunidad. Si la situación real de bancarrota del Estado -por mucho que se trate de encubrir-, con una deuda de un billón de euros que supera ya el 100% del PIB y unos intereses de 30.000 millones de euros al año, le impiden atender sus compromisos con las comunidades, la responsabilidad es de quienes han generado esa situación insostenible, no de Navarra y la CAV. Y en el PP como responsable de la desastrosa gestión durante más de dos décadas que ha dejado a la Comunidad Valenciana en la ruina y con la caja vacía. Entre otras razones, también por el saqueo de una corrupción sistemática. Tampoco Navarra y la CAV son responsables de lo ocurrido en la Comunidad Valenciana en esa época. Y lo mismo vale para Andalucía -ahora que Susana Díaz aprovecha el discurso de Ciudadanos de alentar la confrontación territorial para intentar debilitar a Pedro Sánchez-, o Galicia, o Castilla-La Mancha. Que UPN haya cambiado su tradicional abstención en el Congreso a la hora de votar el Cupo de la CAV por un voto afirmativo es, entre otras cosas, síntoma de que las aguas centralistas que bajan dispuestas a arrasar los regímenes forales de Navarra y la CAV vienen muy revueltas. Como explicó Íñigo Alli, “hay un clima que cuestiona el Cupo y por ende el Convenio Económico de Navarra”. Por si se desbordan esas aguas, a Navarra le conviene, al menos en esta cuestión del autogobierno y del Convenio Económico, la máxima unidad institucional, política y social. En el debate político centralista que viene, muy pocos van a defender en Madrid lo ya muy poco que queda del autogobierno y de los derechos históricos de Navarra.

Herramientas de Contenido

Más sobre Opinión

ir a Opinión »