Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Barkos avisa de que Navarra defenderá su régimen foral, que es “responsable y solidario”

La presidenta navarra apunta que el problema de financiación autonómica no es de modelo, sino de recaudación

Considera que la autonomía fiscal puede ser “exportable” a otros territorios

Ibai Fernandez - Domingo, 26 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, durante una comparecencia parlamentaria.

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, durante una comparecencia parlamentaria. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, durante una comparecencia parlamentaria.

Pamplona- La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, sale al paso de las críticas que en los últimos días han cuestionado el sistema de régimen foral por el que se rigen Navarra y la CAV, y avisa de que la sociedad navarra y sus instituciones defenderán un modelo de relación bilateral con el Estado que es “solidario” con el resto de los territorios y que se ejerce desde la “responsabilidad”. “Vamos a defender con orgullo y convicción un sistema que ha dado estabilidad y que es un pilar de la relación política acordada en 1978”, apunta Barkos, que señala que los ataques al régimen foral son también un ataque “a sus gentes y a sus derechos históricos”. “Lo defenderemos desde Navarra y en cualquier foro de ámbito estatal que sea necesario”, avanza tras ser cuestionada por la polémica de los últimos días.

Barkos responde así a quienes esta semana han aprovechado la aprobación en el Congreso del Cupo vasco, que fija lo que la CAV paga al Estado por las competencias no asumidas, para pedir una revisión del modelo y equiparar los territorios forales al régimen común. Fundamentalmente Ciudadanos, partido que ha hecho bandera de su oposición a la autonomía fiscal de Navarra y la CAV, pero también a destacados dirigentes de PP y PSOE, que como Susana Díaz, Ximo Puig o Alberto Nuñez Feijoo han calificado el régimen foral de “opaco”, de “insolidario” o de “privilegio financiero injustificado”. “Son afirmaciones que se hacen desde el desconocimiento absoluto y desde la irresponsabilidad”, censura Barkos, que recuerda que Navarra paga el 1,6% de los gastos del Estado cuando poblacionalmente solo representa el 1,34%. Y que entre esos gastos se incluyen el Fondo de Compensación Interterritorial y la deuda acumulada por el Gobierno central y las CCAA.

En las buenas y en las malasLa presidenta defiende que Navarra ya aporta a la solidaridad interterritorial, y que lo hace porque lo considera “un ejercicio necesario”. Sin embargo, destaca que la gestión de los propios recursos es algo que la comunidad debe asumir “cuando la economía va bien y cuando va mal”. En ese sentido, recuerda que tanto el Convenio navarro como el Concierto vasco son herramientas que se han de gestionar desde “la responsabilidad”, lo que también supone un ejercicio de solidaridad con el resto del Estado. Remarca por ello que la sociedad navarra ha hecho un “esfuerzo importante” en los últimos años, en los que la aportación anual ha ido creciendo mientras se han recortado otras muchas partidas. Pese a lo cual, la Comunidad Foral “siempre” ha cumplido “de forma rigurosa” con los compromisos adquiridos con el Gobierno central.

La presidenta navarra, que constata que esta polémica es habitual cada vez que toca revisar la financiación autonómica, dice entender la reivindicación de otros presidentes regionales que reclaman una mejora de sus cuentas públicas. Una reclamación que también respaldará Navarra desde la defensa de un modelo fiscal que Barkos considera “exportable” a otros territorios. No obstante, defiende que el problema de financiación que tienen otros gobiernos autonómicos no es el régimen foral. “El modelo no es el problema de la financiación autonómica. Es un problema de suficiencia financiera, un problema de recaudación”, destaca Barkos, que interpreta como “poco serio” que algunos territorios “ofrezcan como gran formula de proyección económica determinadas rebajas fiscales y que al mismo tiempo estén criticando los regímenes forales”. “Es inaceptable”, afirma.

Crítica a CiudadanosLa presidenta es además especialmente crítica con Ciudadanos, a quien acusa de “buscar su beneficio electoral” a costa de “cuestionar uno de los elementos que da sustento a la relación política pactada en 1978 y que ha dado estabilidad”. “Ciudadanos actúa con irresponsabilidad, con desconocimiento y con un claro interés electoralista demagógico que nunca habíamos conocido”, lamenta, para calificar de “increíble” que haya quien defienda estos mismos postulados en Navarra desde la misma formación naranja.

En cualquier caso, confía en que la polémica quede de lado una vez se resuelva la financiación del resto de comunidades. En ese sentido, valora la respuesta que ha dado el Gobierno del PP, que ha descartado cualquier modificación del sistema de forma unilateral. Algo que, advierte, tendría “la respuesta lógica y previsible” por parte de la sociedad navarra. “Quiero pensar que si se acomete la reforma de la financiación del resto de las comunidades veremos rebajar este debate. Pero si persiste y se incardina con el afán recentralizador que se observa en algunos ámbitos defenderemos nuestra posición con toda la contundencia. Desde Navarra y desde donde sea necesario”, avanza Barkos.

Convenio económico

Acuerdo para final de año

Fijar la aportación. Navarra y el Estado debían haber pactado a finales de 2014 la aportación anual a las arcas centrales. Ambas administraciones vienen negociando desde el último año la cuantía para el quinquenio 2015-2019, que Barkos confía en cerrar antes de que acabe el año. “Lo contrario sería un castigo incomprensible para la ciudadanía navarra”, señala la presidenta, que recuerda que el contenido está “prácticamente cerrado y acordado”, y que “solo falta la rúbrica”. “El cálculo tiene una base científica que es clara y explicable”, señala Barkos, por lo que confía en que un acuerdo no sirva para alimentar más la polémica de los últimos días. - I.F.