Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“Piensa que la víctima eres tú”

una periodista colombiana, que sabe bien de qué habla, insta a los periodistas que informan sobre agresiones machistas a “ponerse en los zapatos de las afectadas”

Domingo, 26 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La periodista colombiana Jineth Bedoya, secuestrada, torturada y violada por tres paramilitares, sugiere que hay que informar sobre violencia machista con frases como: “Piensa que la víctima eres tú” y en “cómo te gustaría que contaran tu violación, que tu marido te rompió la cara o tu asesinato”.

Sucedió en 2000 y Bedoya recuerda que sus “amigos y colegas” no tuvieron la “más mínima compasión” al relatar las agresiones que sufrió, por lo que apuesta por “ponerse en los zapatos de la víctima” para “hacer mejor periodismo y cubrir mejor la información”.

Es el consejo que la periodista y activista colombiana aporta al proyecto Periodismo contra las violencias machistas, que la ONG Intermon Oxfam ha puesto en marcha en colaboración con especialistas de género, para conseguir “un periodismo comprometido”.

huir del lenguaje sexistaSe trata de una web (www.informarsobreviolenciamachista.com) en la que se pueden encontrar varias pistas para huir del lenguaje sexista, para no caer en estereotipos y para contar con las mujeres a la “hora de ejercer el oficio” y no silenciarlas.

En relación con el lenguaje, Magda Bandera, directora del proyecto y del diario digital La Marea, que aborrece términos como “crimen pasional o violencia doméstica”, critica que “se den detalles” y pide que se evite “deshumanizar la información para que carezca de la sensibilidad suficiente como para explicar la historia”.

Además, rechaza que la información “se convierta en un espectáculo”, exige que se haga pedagogía y que se intente que lo que se cuenta “pueda ayudar a otras mujeres” y asegura que “no aporta nada preguntar a los vecinos de la víctima para dar detalles”.

Asimismo, la directora pide a las agencias de noticias que, debido al “importante papel” que tienen, “cuiden el lenguaje, que elaboren la información, que se tomen su tiempo” y que tengan claro que las mujeres “no mueren, sino que las asesinan”.

También considera fundamental la periodista que se haga un seguimiento de la información sobre violencia machista para ver “qué tipo de condenas cumplen los asesinos”.

El capítulo sobre “estereotipos y lenguaje” es uno de los cinco con que cuenta la plataforma on line, que incluye también el dedicado a “cambiar la mirada”. Este abre la web e incluye test para evaluar “hasta que punto usamos un lenguaje machista y excluyente”, según Intermon Oxfam, así como conceptos básicos sobre el “machismo, sexismo, androcentrismo o la definición de violencias de género”.

El apartado “Mujeres Invisibles” deja claro que “si las mujeres no aparecen, la información está sesgada”;el dedicado a “violencias machistas” explica “qué son y cómo tratarlas” y el “Manual de Redacción” cierra el taller con recomendaciones prácticas e invita a repetir los tests iniciales para hacer una autoevaluación.

méxico, el país con más casosSe trata de un manual para informar sobre violencia machista, cuando se consigue que esta “ocupe un lugar en los medios”, lo que no siempre ocurre en países latinoamericanos. La periodista Jineth Bedoya recuerda que, según un estudio del Banco Interamericano, México es el país con más casos, seguido por Colombia “debido al narcotráfico y al modelo patriarcal y machista”.

Pero, en “estos gobiernos tratar de posicionar el asunto de la violencia de genero en los medios es muy complicado porque se sigue viendo como un problema de grupos marginales”, asegura, aunque subraya que “no es imposible”.

Pedagogía y ARGUMENTOSAdemás, apuesta “por la pedagogía y por los argumentos” para conseguirlo. “Cuando les tocas el bolsillo, entienden que es un tema a tratar”, destaca, al recordar que el citado informe revela que los países latinoamericanos dedican entre el 3,6% y el 4,5% del PIB a atender la violencia de género, “porcentaje similar al de seguridad”.

Dinero que se dedica a “feminicidios, prostitución forzada, consecuencias de la violencias intrafamiliar o cualquier tipo de género reconocido por Naciones Unidas”, relata Bedoya, mientras advierte también de la actitud de algunos países europeos.

“En Reino Unido y más concretamente en Londres, los casos son dramáticos y de eso nunca hablamos. Ni siquiera aparecen en los medios”, lo que, a su juicio, es “mucho mas terrible porque se cree que en los países desarrollados no hay necesidad de que haya una conciencia sobre el tema porque no existe”. - Efe

Herramientas de Contenido