Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“La gratitud de una madre tras un parto hace que todo valga la pena”

Valles Iraburu es matrona y colabora en el hospital Ebomé de Camerún, que atiende a personas sin recursos

Domingo, 26 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Valles Iraburu y Mathieu Ndiba, responsable de la maternal de Ebomé.

Valles Iraburu y Mathieu Ndiba, responsable de la maternal de Ebomé.

Galería Noticia

  • Valles Iraburu y Mathieu Ndiba, responsable de la maternal de Ebomé.

pamplona- Valles Iraburu, además de matrona del Complejo Hospitalario de Navarra, es vicepresidenta de la ONG Ambala y cooperante en el hospital Ebomé, situado cerca de la ciudad camerunesa de Kribi. Este centro está orientado a familias sin recursos que no pueden permitirse pagar el tratamiento de sus enfermedades. “En Camerún la sanidad es pública, sin embargo una persona a la que le diagnostican una patología tiene que pagar por adelantado el tratamiento, sea el que sea”, comenta Valles. Por este motivo, y ante la evidente falta de recursos de la mayoría de la población de este país africano, nació en 2005 el hospital.

“No sé qué es lo que me hace volver una y otra vez, pero está claro que recibo más de lo que doy”

valles iraburu

Matrona y vicepresidenta de Ambala

“La primera vez, fui de voluntaria en 2010. No tenía ninguna experiencia como cooperante, pero cuando me ofrecí, me recibieron con los brazos abiertos porque una matrona siempre viene bien”, recuerda. Para Valles expresar lo que le ha supuesto esta experiencia se le hace muy difícil. “No sabría decir qué es lo que me hace volver una y otra vez, pero está claro que recibes mucho más que lo que das”.

Desde 2010 ha vuelto en cinco ocasiones a Camerún y desde 2013 es la vicepresidenta de Ambala. Tiene contacto con Ebomé a diario y piensa volver en cuanto pueda, porque “los vínculos que se crean no se rompen con facilidad”. “Se vive mucha frustración, pero la sonrisa de un niño o la gratitud de una madre tras un parto, hace que todo valga la pena”, señala, y reconoce que “a veces da impotencia que no se puede hacer cosas que aquí son sencillas, pero no hay que lamentarse, sino trabajar con lo que se tiene”. - D.N.

Herramientas de Contenido