Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Ciáurriz reclama una travesía segura

El concejo instaló reductores de velocidad hace cinco años, pero el gobierno les insta a quitarlos porque no cumplen la normativa

Un reportaje de P. Gorría. Fotografías Javier Bergasa - Domingo, 26 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Alberto Urdániz, Nuria Azcárate y Juan Peñalver.

Alberto Urdániz, Nuria Azcárate y Juan Peñalver.

Galería Noticia

  • Alberto Urdániz, Nuria Azcárate y Juan Peñalver.
  • Los txikis del pueblo cruzan la travesía al regreso de la escuela.
  • A la espera de que pase un camión de gran tonelaje.
  • Alberto Urdániz, Nuria Azcárate y Juan Peñalver.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

la normativa técnica contenida en una orden foral del Gobierno impide que el pueblo de Ciáurriz/Ziaurritz, en el Valle de Odieta, pueda tener pasos peatonales sobreelevados, al menos no los que instalaron en 2012. El Concejo entiende que son absolutamente necesarios para reducir el riesgo de accidentes en la travesía, pero el Servicio de Conservación les exige que los desmonten y les advierte de que pueden multarles si no lo hacen.

“A veces lo justo no tiene que ver con lo legal”, reflexiona una vecina mientras un nutrido grupo de niños del pueblo, de entre 4 y 15 años, descienden del autobús que les ha traído de la concentración escolar de Larraintzar. Y es que en Ciáurriz hay muchos niños, 22 menores de 15 años del total de 70 habitantes del pequeño concejo. También hay 15 mayores de 75 años.

la travesíaHay que ir allí para hacerse una idea del problema sobre el terreno. La estrecha travesía de la carretera local NA-4241 desciende en fuerte pendiente desde Anozibar y dibuja tres curvas en pocos metros. A un lado quedan las casas, la iglesia con el atrio que hace las veces de plaza pública y al otro un pequeño aparcamiento. No hay arcenes ni aceras.

Por allí juega la chavalería, sobre todo con el buen tiempo. En realidad todo el pueblo tiene que pasar la carretera para salir a por el pan, llevar y recoger a los txikis al autobús o simplemente para pasear. Y eso que parece tan simple, en Ciáurriz puede ser “una temeridad”, argumenta el concejo en la última carta remitida al Departamento.

“El problema viene de lejos”, explica la presidenta del concejo, Nuria Azcárate. La cuestión es que a pesar de ser una carretera local que solo llega hasta Anoz, apenas cuatro kilómetros más arriba, soporta un tráfico considerable, según los vecinos. “Además del tráfico normal de los pueblos está el tráfico pesado de una explotación ganadera cercana, los tractores, los coches de los cazadores, de los que vienen a coger setas, de los que van al monte, las bicis de montaña, las motos y los quads...”, enumera el concejal Juan Peñalver. El Concejo calcula que el tráfico se multiplica por tres los fines de semana.

Por eso, en 2012 la anterior corporación concejil levantó tres resaltos, tres reductores de velocidad de los conocidos como lomos de asno en la travesía en un intento de que los vehículos reduzcan la velocidad al paso por el pueblo. “Hay coches que pueden bajar a 80 kilómetros por hora tranquilamente”, lamenta la presidenta del concejo.

Sin embargo, la obra no se autorizó porque los lomos de asno no son legales en este caso según la legislación navarra de carreteras, que exige unas condiciones técnicas de distancia a las curvas, presencia de aceras, pendientes, etc imposibles de cumplir físicamente en la travesía de Ciáurriz. Paradójicamente, los vecinos argumentan que estos limitadores de velocidad serían legales con la legislación estatal, menos estricta que la foral en este aspecto. “Hemos estado en contacto con el Gobierno y se ha intentado legalizar, pero no ha sido posible, porque, además, hubo una denuncia de un conductor”, lamenta la alcaldesa.

Así, tras distintas resoluciones y alegaciones, el Servicio de Conservación del Departamento de Desarrollo Económico concluyó en septiembre que los reductores instalados “no pueden ser legalizados ni adaptados al entorno, ya que no cumplen la normativa técnica” por lo que “no pueden atenderse ni las circunstancias alegadas de elevado riesgo de atropello, ni las firmas de los vecinos/as, ni las posibles adaptaciones, que no retirada, de los elementos disuasorios instalados”. En el documento se asegura que los resaltes instalados suponen “un peligro para la seguridad vial” ya que “impiden la posibilidad del tránsito peatonal en ambos márgenes”. El Gobierno advierte al Concejo de que la infracción es sancionable con multa y le da dos meses para retirar los lomos de asno, plazo que finaliza ahora. “Nos han dicho que la multa puede ir de 6.000 a 120.000 euros;si nos ponen esa multa, que se queden con el Concejo”, señala la alcaldesa. “Hay que tener en cuenta que el presupuesto en un año que no tengamos obras es de unos 13.000 euros”, añade el concejal Juan Peñalver.

El Concejo de Ciáurriz dice estar dispuesto a retirar los obstáculos “siempre que nos den una alternativa”, sostiene la alcaldesa. “Nos dijeron que contactásemos con otros pueblos con problemas similares para cambiar la ley y legalizar los lomos de asno;nos hemos puesto en contacto con la Federación Navarra de Municipios y Concejos y nos dicen que los busquemos nosotros;no hay interés”, lamenta.

vacíos legalesY es que, como señala el alcalde de Odieta, Alberto Urdániz, la ley tiene “vacíos” porque está pensada para carreteras que nada tienen que ver con esta. Así, la normativa técnica exige que los limitadores se coloquen en tramos rectos o curvos con radio superior a 200 metros y al menos a 40 metros de la curva;separados al menos 50 metros entre ellos y en tramos con pendiente que no supere el 5%. Cumplir esto “es imposible en los pequeños pueblos de montaña”, sostiene el alcalde del valle.

El Concejo y los vecinos de Ciáurriz están preocupados. Este fin de semana celebran las fiestas y aunque hasta el momento no han tenido accidentes, “hay que poner remedio antes de que pase algo”, sostiene Peñalver. Por ello le dicen al Gobierno en su último escrito que su voluntad “incluye eliminar los lomos de asno, siempre y cuando quede clara la responsabilidad en caso de accidente en dicha travesía” y expresan su voluntad de “poner en práctica cualquier alternativa que ustedes nos ofrezcan”.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia