Chufa anónima deportiva

Por Tomás de la Ossa - Martes, 28 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

¿Recuerdan cuando, a principios de los 90, se obligó a todos los clubes profesionales de fútbol -salvo los grandes, que se negaron, y Osasuna, por llevar bien sus cuentas (qué tiempos)- a convertirse en sociedades anónimas deportivas? Pues ahora, por fin, casi 30 años después, la Administración ha reconocido -el mismísimo José Ramón Lete, secretario de Estado para el Deporte- que aquello fue una chufa, porque se hizo para acabar para siempre con las deudas crecientes del fútbol, y el efecto fue más bien el contrario. Hasta que la Liga no ha aplicado el método de los techos de gasto, el fútbol español ha sido ruinoso. Y ahora que es beneficioso, nos tememos que las sociedades anónimas (que, claro está, se han quedado para siempre) son peligrosas, porque son muy vulnerable, sobre todo las que tienen muy pocos accionistas-propietarios, ante todo aquel que quiera aterrizar en el fútbol solo para ganar dinero.