Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

De pavos y haitianos

Por Carlos Pérez Cruz - Martes, 28 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Apenas horas antes de que Trump cumpliera en la Casa Blanca con el rito anual de indulto al pavo, con motivo del Día de Acción de Gracias, 60.000 haitianos que Estados Unidos había acogido después del devastador terremoto de 2010 en su país, recibieron la noticia de que en los próximos meses deberán abandonar Estados Unidos. El motivo: ya no se dan las condiciones extraordinarias que les hacía merecedores del Estatus de Protección Temporal, concedido por la administración Obama. Según el gobierno USAmericano, la isla ofrece ya las condiciones para recibirlos de vuelta.

No he estado en Haití, pero sí conozco a quien ha estado no hace demasiado, y me temo que se dan de todo menos las condiciones para un regreso digno. La decisión de Trump es una más de las que van en la línea de ir expulsando del país a todo emigrante que pise estas tierras. Ya saben, Make America Great Again (aunque la great USAmérica sea hija de la emigración). Sean refugiados, simpapeles o personas con algún tipo de permiso de residencia o trabajo temporal, todas las decisiones de Trump van en lo prometido durante su campaña.

Meses atrás, y aunque está todavía pendiente de resolución, el presidente tumbó la DACA [Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia], ley que daba cobijo a hijos de emigrantes simpapeles que llegaron de muy pequeños a Estados Unidos. Cientos de miles de afectados, los famosos dreamers, que no han conocido en su mayoría otro lugar y podrían ser expulsados a un país extraño para ellos.

Trump parece obsesionado por acabar con el legado de Barack Obama, sea éste el que cada cual considere. Por eso hoy ha bromeado durante la ceremonia de esta mañana diciendo que, en este caso, y aunque quisiera, no puede revocar el indulto a los pavos del año pasado. La “ley” se lo prohibe. Los dos pavos rescatados hoy de la guillotina y el horno (aunque su obesidad les augura una corta vida), han pasado la noche previa en una habitación de lujo de un hotel en Washington DC. Aunque nos los mostraron viendo fútbol americano en la tele, quizá después hicieron un zapeo y se enteraron de la decisión tomada con respecto a los haitianos.

No hace falta ser haitiano para notar el absurdo de dos pavos en una habitación cinco estrellas. Tampoco para llegar a la conclusión de que el trato inhumano a las personas y humano a los animales son sólo una muestra más de la incoherencia de nuestra especie. Eso sí, a los melómanos nos queda el consuelo de que uno de los pavos indultados (y con quien posa Trump para la foto) se llama Drumstick. Es decir, Muslo (¡vaya forma de denominar al todo por la parte!). Pero también Baqueta, como las que usaba uno de los músicos del trío que amenizaba la espera del presidente en los jardines de la Casa Blanca con una versión de Autumn leaves. Que no sean las únicas que caigan...

Herramientas de Contenido