Lacombe resucita a ‘Carmen’, una “profunda feminista”

El ilustrador francés convierte al personaje de Prosper Mérimée en una mujer araña

Pilar Martín - Martes, 28 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Benjamin Lacombe, ayer en la presentación ‘ilustrada’ de ‘Carmen.

Benjamin Lacombe, ayer en la presentación ‘ilustrada’ de ‘Carmen. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Benjamin Lacombe, ayer en la presentación ‘ilustrada’ de ‘Carmen.

madrid- La Carmen que el francés Prosper Mérimée creó en 1845 y la que Georges Bizet convirtió en ópera en 1875 se “revela” contra su propio creador de la mano del ilustrador Benjamin Lacombe, como una “profunda feminista” que “atrapa” y seduce como las arañas a través de la tela de araña negra que teje por el libro.

Y lo hace porque, según explicó el francés durante la promoción de este libro editado por Edelvives, pese a considerar que el texto de Merimée es “formidable” -sobre todo el esbozo psicológico de sus personajes- se trata de una historia en la que le “chirrían” varias cosas, como la “impronta del colonialismo” que se puede “leer entre líneas”. “Dentro del siglo XXI se podría considerar que Mérimée era racista por la opinión que se desprende de sus líneas sobre los gitanos, sobre todo en el capítulo cuarto;pero al mismo tiempo no podemos sacarlo de contexto, y hay que entenderlo, era un espíritu libre que había viajado fuera de Francia y que había explorado mundo”, matiza el ilustrador.

Una realidad que Lacombe (París, 1982) ha combatido aportando a la “visión del genio” la suya propia en sus ilustraciones, sobre todo a la hora de llevar al pincel el estudio etnológico. Pero si algo destaca de esta edición es que Lacombe ha convertido a la cigarrera gitana en una mujer-araña de “belleza descomunal” inspirada en las actrices españolas Paz Vega y Penélope Cruz. Algo que se ve también a lo largo de sus dibujos, ya que detrás de cada trazo o gesto hay un gran trabajo de documentación. “No quería ser el típico francés que se dedica a abordar temáticas de otros países sin saber de lo que estoy hablando”, reconoce. Gran amante de las mujeres de gran temperamento y pasionales, Lacombe reconoce que en la actualidad es “profundamente necesario” la existencia de mujeres como Carmen, con “toda esa seducción y ansias de libertad”. “En el fondo Carmen era una profunda feminista y a día de hoy estamos viviendo una especie de marcha atrás en lo que respecta a la condición de la mujer por motivos de índole religiosa o laboral. Carmen no hace más que encararse a los personajes masculinos huyendo de cualquier suerte de dominación, y es ella quien los domina”, confiesa.