Mesa de Redacción

Despidos en Siemens Gamesa

Por Joseba Santamaria - Martes, 28 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los 107 despidos que ha anunciado Siemens Gamesa en Navarra -92 en Sarriguren, 11 en Arazuri y 4 en Agustinos- son muchos. La mayor parte de los 272 que ha planteado la multinacional alemana en el conjunto del Estado de una reestructuración global de 6.000 en personas en 25 países. No son pocos, tal y como había pronosticado con poco acierto el vicepresidente Ayerdi. Y aunque acabaran siendo la mitad de ellos, también serían muchos. Cuando se habla de despidos en una empresa, pocos nunca puede ser una expresión válida. Si fuera sólo uno, ese despido ya sería mucho para la persona afectada. Siemens Gamesa tiene su origen en el impulso que Navarra ha mantenido en el sector eólico desde los años 80 con la pionera empresa pública EHN, que luego acabó en manos de Acciona. Sodena impulsó con dinero público Gamesa Eólica en los años 90. Desde entonces y hasta su reciente venta final a la alemana Siemens, Gamesa ha recibido millones de euros de ayudas públicas. Dinero de todos los navarras y navarros que ahora asisten estupefactos a un nuevo ERE para despedir a 107 trabajadores directos en Navarra. No es la primera vez, Gamesa ya despidió en 2012, también en noviembre, a 238 empleados, la mayoría de ellos, 206, pertenecían al área de Innovación. Y en el año 2010, igualmente en estas mismas fechas, cerró su planta de Alsasua y envió al paro a 150 trabajadores. Una cosa es utilizar el autogobierno para impulsar la instalación de proyectos que generen empleo, y otra que las políticas de ayudas públicas acaben derivando en un absurdo de destrucción del tejido industrial y del empleo una vez cobradas las subvenciones. Si Navarra quiere seguir manteniendo su apuesta estratégica por el sector eólico y otras renovables con dinero público debe ser a cambio del mantenimiento y creación de empleo como condición previa. Es el mínimo compromiso exigible.

Últimas Noticias Multimedia